El senador Traferri quedó más comprometido en la causa del juego clandestino y detonó una crisis política sin precedentes en Santa Fe

Provinciales 08 de diciembre de 2020 Por Red Online
Uno de los fiscales detenidos señaló al legislador como el organizador de la red ilegal y complicó a un histórico operador de la justicia provincial con vínculos en la Corte.


Las declaraciones en sede judicial del ex fiscal Gustavo Ponce Asahad, preso por recibir dinero a cambio de protección a una red que regentaba el juego clandestino en Santa Fe, sumó un capítulo impactante en la historia que empieza a extender su mancha venenosa a los tres poderes del Estado provincial, fuerzas de seguridad y sectores de la justicia federal.

Ponce Asahad reconoció su participación en la organización e implicó a altos funcionarios políticos y judiciales. En su testimonio, señaló al senador Armando "Pipi" Traferri como el articulador entre Leonardo Peiti, el capitalista del juego ilegal y el Ministerio Público de la Acusación en las figuras del jefe regional de Rosario, Patricio Serjal, quien como el propio Ponce Asahad, fueron desplazados de las fiscalías y están presos. Este lunes, el portal Sinese Info, reveló los segmentos más jugosos del testimonio.

Allí, el ex fiscal dio detalles de encuentros, llamados y mensajes que intercambió con Traferri, tratando de inculpar de mayores responsabilidades a su superior Serjal y la connivencia con importantes referentes políticos. En ese sentido, apuntó a un ex ministro de Carlos Reutemann, el ex diputado Carlos Carranza, con estrechos vínculos en la justicia local, quien supuestamente informaba sobre los movimientos de causas ligadas al juego en el Ministerio Público de la Acusación.

 El ex fiscal Gustavo Ponce Asahad, el día que fue a declarar y quedó detenido.
Carranza comenzó su carrera política en la localidad de San Lorenzo al igual que Traferri y mantienen una amistad de años. "El Negro", como se lo conoce en la zona, se ganó la confianza de Reutemann cuando este era gobernador por la jugosa información sobre la justicia y la policía que le acercaba al mandatario. Fue así que ocupó la presidencia del Consejo de la Magistratura de Santa Fe, la Secretaría de Justicia y hasta llegó a ser ministro de Gobierno del Lole.

Desde entonces, Carranza mantiene una importante influencia en el Poder Judicial provincial en sintonía con Rafael Gutiérrez, integrante de la Corte Suprema santafesina. Los dos fueron aludidos por Ponce Asahad en su explosiva declaración. Al primero, además de informar sobre los cambios de vientos en fiscalía, lo mencionó con nombre y apellido ubicándolo junto a Serjal en una oscura trama para favorecer con un fallo al dueño de una importante concesionaria de autos.

En esa causa, el ex fiscal se habría alzado con dos autos cero kilómetro como retribución de la sentencia. Según Ponce Asahad, Carranza se benefició con un tercer automóvil entregado en la misma época, por el mismo empresario. A Gutiérrez no lo señala con nombre y apellido pero dio señales inequívocas de quién se trataba.

Es que en una audiencia previa de la misma causa, la fiscalía había develado una conversación telefónica entre un ex diputado justicialista, Darío Scataglini a las oficinas de Leonardo Peiti "de parte del senador (Armando) Traferri". Ese llamado, fue la primera pista sobre la presunta participación del legislador de San Lorenzo. Además, la entrada en escena de Scataglini derivó en su expulsión de la Cámara de Diputados donde trabajaba para Ricardo Olivera, presidente del PJ de Santa Fe. En el bloque aseguran que había sido nombrado a pedido de Gutiérrez.

 El presidente de la Suprema Corte de Santa Fe, Rafael Gutiérrez y la ex jueza y actual vicegobernadora, Alejandra Rodenas.
Por ahora, es muy difícil dimensionar los alcances de este escándalo que es inédito para la provincia de Santa Fe y sacude cimientos institucionales que parecían inquebrantables. De hecho, la ex jueza y actual vicegobernadora Alejandra Rodenas es una referente de Nuevo Espacio Santafesino que conduce Traferri y con quien Perotti no tiene la mejor relación. 

Por más de cuatro horas, Gustavo Ponce Asahad dio, desde su punto de vista y conveniencia procesal, detalles de la organización que administraba el juego clandestino en la provincia. Una trama que disparó causas en los tribunales de Melincué, Rosario, Rafaela y en la capital provincial, cuyas derivaciones apuntan a la policía, la justicia y la política y algunos rastros llegan hasta importantes casas de cambio y agencias de turismo donde funcionan cuevas financieras. 

Los últimos once allanamientos realizados la semana pasada en el marco de la causa del juego clandestino, arrojaron sospechas sobre un alto funcionario socialista de Villa Gobernador Gálvez a quien le secuestraron dispositivos electrónicos que tendrían importante información sobre la organización. Además, en fiscalía no descartan que tras las declaraciones de Ponce Asahad otros implicados quieran dar testimonio del accionar del grupo.

Como sea, la política local comenzó a responderse un interrogante que se hacían en todos los frentes: ¿Por qué Perotti sostiene a Saín a pesar del aumento de los homicidios y las explosivas declaraciones que suele hacer el ministro de Seguridad? Todo indica que el Mani Pulite santafesino está activado, se verán los alcances del mismo.

Fuente: LPO

nacionales

Boletín de noticias

Te puede interesar

Powered by DaysPedia.com
Hora Actual en Buenos Aires
075124pm
lun, 12 de octubre