Cuarentena: escuelas católicas porteñas, complicadas en el pago de sueldos a sus empleados

Nacionales 12 de julio de 2020 Por Red Online
Los establecimientos dependientes del Arzobispado de Buenos Aires reportan "serias dificultades" económicas.
image (1)

16656315

Las 68 escuelas dependientes del Arzobispado de Buenos Aires atraviesan “serias dificultades” para el pago de los salarios a sus 7.000 empleados debido a que desde mayo ninguna recibe fondos del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), según advirtió la Vicaría Pastoral de Educación. Entre los afectados por la cuarentena hay docentes y personal auxiliar.

En este marco, la situación se torna más compleja si se tiene en cuenta que en abril solo tres establecimientos percibieron esos recursos. El estado crítico de esas instituciones ya fue planteada al ministro Educación porteño. Sin embargo, a cuatro meses de iniciada la cuarentena y el cierre de escuelas en la Ciudad, todavía no hay ninguna respuesta.

“Nos dicen que esperemos, que ya lo van a resolver. Seguimos esperando, pero hasta el momento no se nos ha presentado una solución”, manifestó José Luis González, director administrativo-Legal de la Vicaria Pastoral de Educación. La espera de los colegios católicos porteños (son 250 en la ciudad, de los cuales 68 dependen del Arzobispado) se da en medio del agravamiento de la situación, cuya evidencia más contundente está en poder de la Jefatura de Gabinete de Ministros: las escuelas que califican para recibir la asistencia extraordinaria pasaron de 29 en mayo a 49 en junio.

 
A pesar de esta ayuda, la morosidad de las familias de los 42.000 alumnos de las 68 escuelas pasó del 35 por ciento en abril a cerca del 50 por ciento en junio, con una tasa incremental de cerca del 7 por ciento mensual, lo que hace prever un crecimiento para los meses venideros si no se modifica la situación actual. Hay que hacer una salvedad, la realidad es muy heterogénea según el barrio y el poder adquisitivo de los padres de los alumnos, pero la tendencia es la misma, la retribución tiende a la baja.

 
Según advirtieron autoridades eclesiásticas, el panorama es más acuciante en los establecimientos que atienden a familias de barrios vulnerables, como el caso del Instituto Nuestra Señora de Montserrat, en el que el padre Martín Panatti señaló: “No recibimos nada”. De los 461 alumnos del establecimiento quedaron 437, debido a la imposibilidad de muchas familias por seguir pagando cuotas que oscilan entre $1.980 y $2.750.

 “Con esas cuotas se mantiene toda la estructura escolar, con salarios, servicios y seguro. Tenemos problemas para el pago de los haberes de 13 empleados. Y 13 sueldos son 13 familias”, advirtió el sacerdote. “Quizás otros colegios puedan tener un poco más de espalda, pero nosotros vivimos al día”, planteó al mismo tiempo que sostuvo que tiene problemas para pagar los servicios de luz, gas y teléfono de su parroquia.

 
La situación también fue planteada ante las autoridades de Educación por el Consejo Superior de Educación Católica (CONSUDEC) y la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (COORDIEP).

Fuente: El Intransigente

Te puede interesar