Lifschitz anunció su candidatura a senador y descartó un acuerdo con Cambiemos

Provinciales 29 de mayo de 2020 Por Red Online
En un asado con los principales referentes de la UCR frentista reconoció su voluntad de competir el año próximo. Además, buscará reagrupar el interbloque en Diputados para retomar la agenda opositora
image (1)

El ex gobernador socialista y actual presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Lifschitz, agasajó con un asado a las principales figuras del radicalismo frentista entre los que se encontraban Maximiliano Pullaro y Fabián "Palo" Oliver a quien les prometió que el año próximo estará dispuesto a encabezar la lista a senadores nacionales.

Lifschitz, junto a sus principales espadas dentro del socialismo, Joaquín "Popi" Blanco y Pablo Farías, descartó la posibilidad de ampliar la concertación a Juntos por el Cambio, como empujan desde algunos sectores del macrismo santafesino y que el tema reavivó una feroz interna entre el grupo de Federico Angelini y Roy López Molina.

A su vez, con el anuncio de su candidatura, que lo ubicaría como un actor indiscutible para volver a pelear la gobernación provincial en 2023, Lifschitz persigue un doble objetivo: consolidarse como el líder indiscutido del progresismo y desarticular cualquier estrategia que pueda construirse entre los radicales aliados para las próximas elecciones.

Por otro lado, el socialista intenta reagrupar el interbloque mayoritario de la Cámara de Diputados que quedó debilitado luego de la discusión por la ley de emergencia que impulsó Perotti y que en la oposición dejó heridas abiertas.

Por un lado, los moderados pedían la aprobación del megaproyecto que permitiera dinamizar el flujo de partidas a municipios y comunas para enfrentar la pandemia mientras que los intransigentes se negaban a tratar el expediente del oficialismo e insistían en un texto propio.

"Hay un antes y un después de la aprobación de la Ley de Necesidad. Pullaro se quiere diferenciar de un gobernador peronista y eso a veces hace perder el rumbo, pero con enojos no resolvemos nada", consideraron dos compañeros de bancada del ex ministro de Seguridad.

Además, recordaron que "los dos principales intendentes de las dos ciudades más grandes de la provincia son gestionadas por el Frente Progresista". Un legislador socialista fue el encargado de responderles: "Que se queden tranquilos, Miguel no mira de reojo a nadie".

Mientras tanto, el Frente Progresista se debate sobre el tipo de oposición que deben ejercer. Para los correligionarios encabezados por Maximiliano Pullaro, la UCR debe lograr un vuelo propio sin olvidar que "gobierna un mandatario peronista"; el socialismo, con la renovación encabezada por Joaquín Blanco y el ladero de Lifschitz, Pablo Farías, asumieron la imperiosa idea de "no poner palos en la rueda".

A los frentistas independientes, tal como el caso del diputado Ariel Bermúdez, les toca equilibrar su identidad con el grupo mayoritario sin obviar su pertenencia política. El legislador de Creo es la voz de Pablo Javkin, Intendente de Rosario que debe convivir con un signo partidario distinto al Frente en la Provincia. La agenda de un municipio que precisa de fondos y asistencia permanente resulta completamente disímil a los aletargados tiempos parlamentarios.

"Estamos intentando reconstruirnos, apuntando a las coincidencias y dejando las diferencias detrás", confesó un diputado a este portal, en estricto off sobre la reunión ampliada del bloque que se realizó este miércoles en Rosario con todos los participantes del Frente.

Durante la charla, los diputados coincidieron en apoyar las posturas de los alcaldes de Rosario y Santa Fe respecto del conflicto que mantiene sin servicio de colectivos a ambas ciudades desde el pasado 11 de mayo.

"Tanto Nación como Provincia deben poner el dinero necesario para reactivar el transporte en marcha", reclamó el diputado Bermúdez, en declaraciones a LPO. "Nosotros también queremos acompañar a nuestros Intendentes que se sienten desprotegidos, porque sin aportes de Nación, vamos hacia un escenario inimaginable", aludió el socialista Blanco.

Tras buena parte de la reunión, también se abordó la necesidad de reimpulsar el Plan Nueva Oportunidad, una herramienta que el socialismo considera virtuosa y como uno de los principales estandartes de la gestión social en los barrios.

Asimismo, otros legisladores presentaron iniciativas en el marco de la pandemia, tal como el caso de la creación de un fideicomiso estatal para paliar los alquileres impagos. Otros, en tanto, exigieron mayores asistencias a Pymes y comerciantes.

"Hay sin dudas una valoración positiva de las actividades que se vienen desarrollando, tanto de nuestro espacio como de la oposición. El bloque de Diputados tuvo unidad en todo el proceso, más allá de las tensiones públicas lógicas. Y la realidad de la pandemia nos acercó como Frente".

"Tal vez hoy lo presentamos como una foto, pero nos basamos en defender a nuestros intendentes y en impulsar políticas de desarrollo. Vemos mucha lentitud de respuesta por parte de Perotti y nosotros apuntamos a la respuesta social con urgencia", concluyó Joaquín Blanco luego del cónclave.

Sin embargo, desde Juntos por el Cambio, el radical Julián Galdeano salió a cruzar la agenda legislativa que piensa impulsar el bloque mayoritario de Diputados: "quieren sacar leyes como si fuesen gobierno, sin articular con el Poder Ejecutivo ni con el Senado. Festejan los resultados en el primer tiempo", ironizó.

Fuente: LPO

Te puede interesar