Alberto cede a los gobernadores la administración de la cuarentena y la extiende hasta el 26 de abril

Política 11 de abril de 2020 Por Red Online
El presidente se reserva la decisión final, pero se mostró dispuesto a levantarla en localidades del interior sin casos.
image (1)

Alberto Fernández anunció este viernes que prorrogará la cuarentena por el coronavirus hasta el 26 de abril y confirmó que posiblemente se extienda aún más -como anticipó LPO-, pero anunció que los gobernadores podrán solicitar levantarla por completo en localidades chicas que no registren infectados.

Pero no habrá flexibilización en las grandes ciudades y los únicos sectores que podrán abrir las puertas por ahora serán talleres mecánicos y gomerías. Como novedad, anunció una autorización para salir a correr, según un cronograma definido por números de documento. Se trata de una ligera flexibilización que han implementado varios países, como el Reino Unido o algunos estados de Estados Unidos.

El nudo político del anuncio fue el no anuncio de reapertura generales por sector económico, que fue la negociación que la Jefatura de Gabinete piloteó toda la semana que pasó con empresarios y sindicalistas y que había desatado una furia de lobbies, como reveló este medio. Acaso un signo del difícil arbitraje de presione cruzadas lo ofreció la postergación por más de dos horas de la conferencias de prensa anunciada para esta tarde y la decisión final de descentralizar en los gobernadores la decisión de que actividades podrán retomar la actividad, claro que todo supeditado a la decisión final de la Casa Rosada.

El nudo político del anuncio fue el no anuncio de reapertura generales por sector económico, que fue la negociación que la Jefatura de Gabinete piloteó toda la semana que pasó con empresarios y sindicalistas. En lugar de eso, se decidió descentralizara hacia las provincias la decisión de qué actividades podrán retomar las tareas. 

"Seguimos en aislamiento social preventivo y obligatorio exactamente igual en los grandes centros urbanos", anunció el presidente, durante una conferencia que brindó en la quinta de Olivos y en la que se ayudó de filminas para graficar los resultados de la cuarentena, que en algunos casos mostró gráficos inquietantes si se observa que a mismos días de iniciada la epidemia, la Argentina está peor que Italia o España en cantidad de casos y fallecimientos (ver documento adjunto), pero según Alberto mejor en un dato clave: la velocidad de duplicación de contagios.

 
Se descartó además el escalonamiento de horarios por actividades para abrir parcialmente el transporte público, como había anunciado el lunes el ministro Mario Meoni. Seguirán restringidos los vuelos de cabotaje y cerradas las fronteras, con los 500 ingresos diarios autorizados por el Ministerio de Salud, Interior y Cancillería.  

De pie y señalando las placas como si fuera un profesor mostró cómo antes del 19 de marzo los contagios se multiplicaban cada 3 días y ahora cada 10 y por lo tanto hubo un achatamiento de la curva mucho mayor al de Chile, Brasil, Estados Unidos, España e Italia, países que eligió para comparar. Adjudicó las mayores zonas de infectados a la cantidad de argentinos que llegaron desde esos destinos el último mes. 

"Si seguíamos con esa tendencia, hubiéramos tenido 45 mil casos y ocupado 83 por ciento de las camas", explicó. El parte de esta noche de Salud informó 81 nuevos infectados y un registro total de 1975. Hubo 3 fallecidos y ya suman 82. 

El dato de casos sin embargo es polémico, porque la cantidad de contagios que marcan las estadísticas oficiales está en directa relación con los test que se realizan, un área donde la Argentina viene muy atrasada. El doctor Pedro Cahan, uno de los epidemiólogos que lo asesora, blanqueó que en lo que va de la pandemia sólo se han hecho 15 mil test, contra los 160 mil por semana que realiza Alemania o los 190 mil de Corea del Sur, por ejemplo.

Los gobernadores podrán solicitar habilitar sectores de la economía con un protocolo de sanidad. Y Alberto decidirá caso por caso. En los centros urbanos el aislamiento seguirá igual.

Después retornó a la mesa para anunciar la continuidad del aislamiento preventivo, junto a los ministros Ginés González García (Salud), Eduardo De Pedro (Interior) y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, con quienes desde ayer debate la letra chica del decreto que recién se conocerá este sábado. 

El presidente anticipó que no especificará las actividades que van a exceptuarse, como hizo en el decreto que dispuso la cuarentena el 20 de marzo, sino que se facultará al jefe de Gabinete a flexibilizar según la negociación que vaya teniendo con los gobernadores.

"Será una cuarentena administrada. Vamos a focalizar lugares o actividades que puedan ser liberadas. Muchos gobernadores me hablaron de pequeños pueblos muy aislados y rurales, en los que hacen toda su vida internamente", ejemplificó.

Y confirmó que en las zonas más postergadas el aislamiento es en los barrios y no en las casas y seguirá siendo así. "Es gente que vive toda junta y no puede quedarse adentro. Pero sí que nadie salga y entre al barrio", explicó.

Alberto aclaró que será él quien decida si libera un pueblo o una actividad a pedido de los gobernadores y que cada solicitud deberá ser acompañada de una propuesta de protocolo sanitario para mantener el aislamiento social.

Contó que se llegó a evaluar habilitar la circulación en las provincias que no tienen contagios (Formosa, Catamarca y Chubut), pero que lo descartaron porque el arribo de una persona con coronavirus podría infectar a pueblos enteros 

"La distancia sigue siendo clave. El virus no nos viene a buscar, nosotros lo trasladamos", parafraseó a Pedro Cahan, uno de los epidemiólogos con los que se reunió esta tarde en Olivos antes de anunciar que el encierro continúa dos semanas por decreto y seguramente hasta mayo, como adelantó LPO.  "El 27 volvemos a discutir", dijo el presidente.

Las únicas actividades que se abrirán serán los Bancos "por turnos" y los "talleres mecánicos y gomerías", para reparar los vehículos. Los discapacitados y autistas podrán caminar hasta cinco cuadras de su casa con compañía y habrá un permiso general para hacer actividad física por número de DNI.  

Alberto sólo garantizó una ayuda para los monotributistas de categoría C y D y prometió un control de precios por parte de los intendentes, que desde el miércoles son autoridad de aplicación para las inspecciones.

Y volvió a poner en segundo plano la caída económica, que el ministro de Producción Matías Kulfas aceptó que no tendrá precedentes. "Siempre digo que de un punto del PBI se puede volver. De la muerte no", reiteró y aseguró que los créditos al 24% para pagar los sueldos de abril ya comenzaron a destrabarse. 

Te puede interesar