Lifschitz cede y habilita una ley clave para que Perotti arranque su gobierno

Provinciales 01 de abril de 2020 Por Red Online
El socialista garantizó el quórum para que se sancione en la Cámara de Diputados de Santa Fe, la ley de emergencia que reclamaba el gobernador.
5e83c79a34d78_940_529!

multimedia.miniatura.aa42f857f945b5b3.6d756c74696d656469612e6d696e6961747572612e61363066306334306131305f6d696e6961747572612e676966

Después de insistir por más de tres meses, Omar Perotti consiguió finalmente la Ley de Emergencia que puso como condición para arrancar una gestión que está paralizada hace casi cuatro meses. Destrabó la situación la decisión del socialista Miguel Lifschitz, que preside la Cámara de Diputados provincial, de habilitarle los votos necesarios para su aprobación.

Incidió en la decisión la resistencia interna que venía enfrentando el ex gobernador de importantes actores de su espacio político, como el intendente de Rosario, Pablo Javkin, que entendían que ante la crisis del Coronavirus y su devastador impacto económico, ya no había margen para seguir tensionando con Perotti, que ahora se queda sin excusas para justificar la parálisis de su gobierno.

Desde el cambio de signo político, el peronismo ha logrado contar con la aprobación de la ley tributaria, el consenso fiscal y ahora una posibilidad de endeudamiento por más de 39000 millones de pesos, además de excepciones previstas en el marco de la nueva Ley de Emergencia.

La sanción de la ley de emergencia deja a Perotti sin excusas para justificar la parálisis de su gobierno, que con la sanción de este domingo consiguió que la oposición le apruebe todos los instrumentos legales que envió a la legislatura provincial.

Además, la norma sancionada este martes prevé la utilización de 4500 millones de pesos para congelar servicios públicos, 1.000 para subsidiar el transporte gratuito y otros 1.000 millones para seguridad mientras que 2.500 irán para emergencia alimentaria.

De esta manera, el gobierno provincial se asegura disponer de fondos inmediatos para afrontar la crisis sanitaria y de paso, avanzar en algunas promesas de campaña como el boleto para los sectores de la educación.

Por otro lado, deberá asistir a municipios y comunas que afrontan dificultades para poder hacer frente a los sueldos que deberán abonar en los próximos días. Lo mismo hará el gobierno provincial que asignaría sumas no remunerativas para el pago de salarios con alguna queja del mismo bloque oficialista desde donde adelantaron que el tema "será discutido en el próximo presupuesto que elaboraremos nosotros". 

El megaproyecto de emergencia contó con la abstención de 31 diputados, en su mayoría del Frente Progresista, y apenas doce votos a favor, mientras que por unanimidad se dio luz verde a los fondos extraordinarios para la pandemia, por 15 mil millones de pesos.

El proceso fue largo y las heridas que quedaron entre el oficialismo y la oposición serán difíciles de sanar, como quedó en evidencia en el resultado de la votación. Tal es así que Lifschitz decidió ocupar su banca para ofrecer un encendido discurso con fuertes críticas a Perotti.

Lifschitz venía enfrentado duras críticas por ser sindicado como la traba a la sanción de la ley. Este martes quedó claro que para el socialista la presión pública se volvió insoportable.  "Hoy el Frente Progresista tenía números suficientes para no tratar este tema sobre tablas e insistir con nuestro proyecto. Pero entendimos que había que ceder ante lo necesario y urgente y es que hoy el Gobernador lidere este proceso", afirmó en su descargo.

Pero no se privó de marcar que en el proceso hubo "un avance de la grieta que no existía en Santa Fe" y recordó la presencia del presidente Alberto Fernández en la Legislatura el pasado 11 de diciembre en la asunción de Perotti.

"Allí, Perotti emitió un duro comunicado hacia mi persona, con descalificaciones y un agravio permanente, que no ha amainado en ningún momento. No cuenten con nosotros para eso porque no es nuestro estilo de hacer política y no le vamos a dar el gusto a quienes tratan de incentivar esa grieta", agregó Lifschitz.

Tras hacer un largo recuento de la "buena voluntad" ofrecida desde la Legislatura, Lifschitz agregó: "Nadie puede decir en esta Provincia que no hay voluntad de trabajo para debatir las propuestas del Ejecutivo: Le damos endeudamiento, herramientas y hemos puesto a disposición todos nuestros equipos de salud para la emergencia sanitaria".

 Perotti emitió un duro comunicado hacia mi persona, con descalificaciones y un agravio permanente, que no ha amainado. No cuenten con nosotros para eso porque no es nuestro estilo de hacer política y no le vamos a dar el gusto a quienes tratan de incentivar esa grieta. 

Además, el ex gobernador aprovechó para contestar sobre la situación en que dejó la provincia: "El ministro (de Economía) Agosto nos admitió que había más de 16.000 millones de pesos en caja y es inviable que se tenga ese dinero en caja, paralizando la obra pública. No había tal crisis económica y es cierto que Santa Fe tenía problemas, pero no muy distintos a los que hay en el país".

Por último consideró que Perotti "debió ceder más, porque a pesar de no haber leyes de excepción, un gobernador ya es superpoderoso". De esta manera, por primera vez Lifschitz rompió el silencio luego de haber soltado apenas declaraciones al paso, desde que concluyó su mandato.

En cuanto a la votación, a las abstenciones del Frente Progresista se sumaron las del bloque Igualdad y Solidaridad, conducido por Rubén Giustiniani. El ex Senador Nacional planteó que se trata de un proyecto para "dar respuestas en el marco de la pesadilla", aunque explicó que su espacio no apoyará una ley que en su articulado prevea pagos en negro a los trabajadores estatales.

En consonancia, también argumentó su abstención el partido conducido por el diputado Carlos Del Frade. Para el ex periodista, el "maldito artículo 35 que precariza la situación de los trabajadores" hizo imposible su acompañamiento. Y agregó "me alegra que salga la ley en general porque ya no va a haber excusas para no gobernar". 

En Juntos por el Cambio, fue el diputado Julián Galdeano quien también criticó fuertemente "la falta de lógica en las relaciones institucionales" que caracterizó la negociación. El radical macrista venía insistiendo en la necesidad de ofrecerle al gobernador las herramientas que pidiese para enfrentar la pandemia y que no había lugar para debates legislativos. Su fuerza aportó cinco votos positivos a la Ley de Necesidad.

Desde el bloque Creo, que representa al intendente rosarino Pablo Javkin, el legislador Ariel Bermúdez destacó la postura de los intendentes en reclamo de esta ley. "Nosotros creemos que en este momento no es ver las diferencias sino las coincidencias y poder darles las herramientas a los poderes ejecutivos", esgrimió.

El bloque Somos Vida se sumó al acompañamiento de la iniciativa venida del Senado junto al peronismo. Su titular, Nicolás Mayoraz, exigió que los cuatro votos positivos que otorgaron "sirva al gobierno provincial para atender esta pandemia". Sus ex compañeras de lista, Amalia Granata y Betina Fiorito, se abstuvieron en la emergencia pero acompañaron los 15 mil millones para afrontar el coronavirus.

Por su parte el encargado de llevar la voz del oficialismo fue el jefe de la bancada, Leandro Busatto. Sin dejar de hablar de la "durísima mezquindad de algunos sectores", detalló que la ley sancionada "busca recomponer económica y financieramente a la Provincia".

Según el peronismo, 10.000 millones son para municipios y comunas y de los 29.000 restantes se destinarán 8.000 para obra pública, 6.000 para deudas no pagadas por la gestión anterior y 2.000 para el pago de deuda de la EPE.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

Powered by DaysPedia.com
Hora Actual en Buenos Aires
075124pm
lun, 12 de octubre