Cristina cortará el micrófono a los senadores que lean discursos por más de cinco minutos

Política 13 de marzo de 2020 Por Red Online
Es lo que establece el reglamento del Senado pero nunca se cumple. En un inicio de sesión accidentado, levantó la voz y le cortó el micrófono a una senadora de Jujuy que intentaba prolongar el debate sobre su provincia.
image (1)

5e0162b99dbd0_940_529!

Cristina Kirchner les prohibió a los senadores leer durante más de cinco minutos durante sus discursos, como indica el artículo 196 del reglamento que rara vez se cumple. El resto del tiempo que hacen uso de la palabra deben improvisar. 

Se lo recordó al senador radical Mario Fiad, mientras leía un descargo contra la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun, por haber prolongado el debate sobre la intervención de la justicia de su provincia en la Comisión de Asuntos Constitucionales que preside.

"Le recuerdo que sólo puede leer cinco minutos", lo retó. "Es una ayuda presidenta", retrucó Fiad. "Lo que usted estaba haciendo se llama leer", lo corrigió Cristina y cuando terminó su intervención puso las cosas en orden.

"Voy a hacer una aclaración sobre el debate en general. El artículo 196 prohíbe la lectura salvo el uso que durante 5 minutos pueden hacer los senadores y senadoras cuando se está debatiendo un proyecto de ley".

"Para todo lo que es cuestiones de privilegio y mociones no corresponde la lectura. Voy a aplicar el reglamento y a partir de los cinco minutos de lectura. Voy a cortarles el audio, porque si no, no me parece justo para el resto", completó Cristina Kirchner.

"Está prohibido leer más de cinco minutos en los proyectos y para las mociones y las cuestiones de privilegio no se puede. Voy a cortarles el micrófono", les dijo Cristina a los senadores. 

Y no tardó demasiado en hacerlo: a los pocos minutos la radical jujeña Silvia Giacoppo quiso responderle a Anabel Fernández Sagasti, que la había aludido en su defensa a Sacnun pero sin nombrarla, para evitar la réplica reglamentaria. 

Pero la vice le apagó el micrófono. "Nunca hemos permitido que se contesten las cuestiones de privilegio. ¡Córtenle el audio!", ordenó y recordó aquella sesión en la que se aprobaron los allanamientos a su domicilio, hace casi dos años.

"He sido parte de este cuerpo muchas veces. Es más: este cuerpo ha decidido cuestiones sobre mi persona que no se decidieron sobre nadie. Y siempre he respetado el reglamento, como lo respeté cuando era senadora en momentos más graves. Si plantea una cuestión de privilegio no es para responder lo que dijo otra senadora", cerró con un tono de voz similar al que utilizaba como presidenta de la Nación o senadora, que logró tapar los gritos de Giacoppo fuera de micrófono. 

 Cristina Kirchner
 

El radical Luis Naidenoff, jefe de Cambiemos, planteó la protesta contra Fernández Sagasti por haber criticado la presencia de diputados radicales en la comisión que debatió la intervención a la justicia jujeña y el asunto quedó terminado. 

El límite de cinco minutos a la lectura en los discursos es un reclamo que aparece muy de vez en cuando, porque no son tantos los senadores que se empeñan en leer más tiempo y rara vez los corta la presidencia. Cristina jamás leía: se apoyaba en machetes que no eran más que una guía sobre los temas a tratar. 

Las cuestiones de privilegio son un viejo problema de las sesiones porque complican su inicio y traen al recinto problemas de las provincias que poco les interesan a la mayoría. Era habitual que Miguel Pichetto protestara cuando se prolongaban pero no lograba ni siquiera callar a sus propios compañeros de bancada. 

En Diputados, Sergio Massa evalúa con los jefes de los otros bloques reservar las cuestiones de privilegio para el final de la sesión, para no esperar varias horas que empiece a tratarse el orden del día. Todavía no se implementó. 

Boletín de noticias