¿A qué juega Sergio Berni?

Política 14 de enero de 2020 Por
El ministro desafió a Alberto dos veces en menos de un mes de mandato. Se hace llamar "Sierra Bravo".
image (1)

5e1cfd71abd12_940_529!

Sergio Berni es el único dirigente del kirchnerismo que desafió al presidente dos veces en un mes de mandato.

El ministro de Seguridad de la provincia tomó como blanco a Sabina Frederic, la ministra de Seguridad nacional. "Sería bueno que se ocupe de la Provincia que tiene muchos problemas para resolver", afirmó Alberto el domingo en una entrevista con Horacio Verbitsky, muy cercano a Frederic.

"Nadie es dueño de la verdad", replicó Berni, cuando en ambos gobiernos esperaban que aflojara luego del reto del presidente de la Nación. Además volvió a recalcar que no considera a Alberto como su jefe político, un lugar que reserva únicamente a Cristina Kirchner, y lo calificó como "un representante del espacio".

"Que se pelee solo", dijeron a LPO en el Gobierno luego del nuevo desafío de Berni. El presidente se las ingenió sin embargo para consiguió voces a su favor. "Berni no debería estar en ningún gobierno popular, es un hombre de gatillo fácil, provocador, pedimos su remoción", dijo este lunes José Schulman, referente de la Liga de Derechos del Hombre-

Minutos después, fue recibido por Alberto en Casa Rosada junto a otros representantes de organismos de derechos humanos. La represalia no terminó ahí: a Berni lo bajaron de los programas de televisión que tenía en agenda para este lunes, como Polémica en el Bar y el programa de Mauro Viale en A24.

Un experimentado político del sector explicó a LPO que el mejor esquema que habría evitado estos chispazos hubiera consistido en nombrar a Berni como ministro de Seguridad nacional y a Cecilia Rodríguez, ex jefa de Berni en la Nación, en la provincia de Buenos Aires.

Berni no está cómodo con el esquema actual: quería ser ministro nacional y rechazó ser ministro bonaerense hasta que Cristina se lo pidió. Por eso se cree un par de Axel Kicillof, con el que tiene una pésima relación. Una muestra de su insurrección hacia Kicillof se dio cuando firmó la designación de todos sus subsecretarios y le mandó la lista para que se las firmara como si fuera un escribano. El resto de los ministros primero consultó.

El descontento de Berni con su cargo se refleja en su descrédito por la Policía Bonaerense. Su custodia es de las fuerzas federales: es una ofensa para la fuerza provincial que ni siquiera el ministro confíe su seguridad a la Bonaerense.

La tensión con la bonaerense parece empezar a reflejarse: en los últimos 20 días hubo 9 secuestros mientras que en los anteriores 4 meses había habido 7. También aumentaron las tomas de rehenes y los homicidios. Por eso se habla de una policía de "brazos caídos".

Berni no ordenó ningún operativo antinarco en la Costa y ya se había puesto a la fuerza en contra cuando pidió legalizar el consumo y la comercialización de todas las drogas. "Es un tema un poco más complejo que no hay que hablar con tanta ligereza", lo había reprochado públicamente Alberto después de Navidad.

El ministro bonaerense también arrastra una mala relación con Verbitsky, expresada en su tensión con Frederic, desde que era segundo de Nilda Garré en Seguridad durante el gobierno de Cristina. Curiosamente tanto Berni como el sector de Verbitsky reportan a Cristina, que sobrevuela estos temas.

"Por algo a Sergio le dicen ‘El Loco': si Cristina no le dice que se calle va a seguir respondiendo", dijeron a este medio los conocedores de la interna. Y recuerdan que en la cadena de organización de los actos a los que asiste, Berni se hace llamar "Sierra Bravo", una combinación que en el alfabeto radiofónico utilizado por los militares representa sus iniciales.

Boletín de noticias