Con varios cambios, la Legislatura aprobó el paquete impositivo de Kicillof

Política 09 de enero de 2020 Por
Diputados aprobó las modificaciones que hizo el Senado. Desde el peronismo aseguran que las modificaciones implican una pérdida de $10.000 millones.
image (1)

438942

Después de días de negociaciones frenéticas que incluyó momentos de alta tensión política, la Legislatura bonaerense aprobó el paquete fiscal redactado por Axel Kicillof.

Fue una jornada maratónica, con un trámite legislativo que dejó expuesta las tensiones entre el oficialismo y la oposición. El proyecto se votó primero en Diputados, pasó al Senado donde se introdujeron cambios y volvió a Diputados para convertirse en ley.

La oposición logró cambios importantes, en particular en el impacto que tendrá la suba del 75% en el Impuesto Inmobiliario. Con el texto tal cual lo envió el Ejecutivo el 24 de diciembre, ese 75% iba a impactar en 2.600.000 partidas. Con los cambios acordados el lunes con funcionarios del gobierno, el número de partidas se achicaba a un millón. Pero ahora, con los nuevos cambios introducidos en el Senado serán afectadas unas 600 mil partidas. Ese es el logro más importante para la oposición. "Achicamos el impacto en dos millones de partidas", decían. 

No hubo cambios en el inmobiliario rural: el gobierno se plantó con dureza en ese punto y la suba del 75% llegará a 211 contribuyentes con tierras de más de 2.000 hectáreas cada uno.

Otro de los puntos conflictivos que consumió horas en la negociación fue un impuesto extraordinario sobre las actividades portuarias. Desde la oposición alertaron el impacto que tendría ese componente en los puertos bonaerenses y exigía morigerar esa suba. Ese impuesto no está computado en porcentajes, por el contrario son montos en pesos sobre cada una de las cargas. La negociación se cerró con un acuerdo para reducir ese aumento a la mitad.

 
Cuando ya el acuerdo parecía encaminado, la oposición sorprendió exigiendo la eliminación de un aumento en Ingresos Brutos que Kicillof había determinado sobre los operadores de TV por cable. En el texto, el impuesto a los cableoperadores subía de 2 a 3%, algo que para el Ejecutivo representaba 600 millones de pesos. 

Los planteos de la oposición demoraron varias horas la sesión del Senado, y el acuerdo estuvo a punto de naufragar. Sin embargo, ante la postura inflexible de la oposición (que cuenta con mayoría en la Cámara Alta), el oficialismo retrocedió con ese impuesto y se mantiene en 2%.

El acuerdo macro se había alcanzado sobre el mediodía. Desde entonces legisladores oficialistas y opositores habían asumido en la Legislatura un compromiso de terminar el día con la ley aprobada. Claro que la negociación estaba abierta, Juntos por el Cambio iba a sumar artículos en la negociación y todavía quedaba mucha rosca por delante.

El oficialismo se mostró debilitado en ambas cámaras. Desde los dos hemiciclos argumentaron que los cambios introducidos al texto final hicieron que "el proyecto no sea bueno". El jefe de los senadores del Frente de Todos, Gervasio Bozzano, aseguró que los cambios implican una pérdida de $10.000 millones.

El martes, la negociación había alcanzado un pico de tensión cuando el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, sorprendió con declaraciones explosivas cuando legisladores del oficialismo y la oposición intentaban llegar a un consenso. "Lamentablemente, el proyecto no pudo ser consensuado. Nos volvimos a quedar sin interlocutores", dijo el funcionario a los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno quien agregó además que la negociación se había caído.

En el recinto de diputados, el jefe de los diputados de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad, cruzó a Bianco por esa intervención. "Nos cayeron muy mal las declaraciones del Jefe de Gabinete dando por caída la negociación. Porque en ese momento todos nosotros, oficialismo y oposición, estábamos en ésta Cámara trabajando".

Pese a la trascendencia mediática que cobró la ley impositiva, en particular tras una conferencia de prensa de Axel Kicillof en al que acusó a la oposición de buscar extorsionarlo, en el recinto no hubo discursos encendidos.


En tanto, el diputado Fernando Rovello (JxC) aseguró que "siento un profundo dolor. Estoy angustiado por este impuestazo injusto que va a afectar a la gran mayoría de los bonaerenses y principalmente a los pueblos productivos del interior".

Otro de los puntos pedidos por la oposición fue una propuesta del diputado Matías Ranzini (JxC), quien solicitó ante el aumento de patentes al transporte automotor, eximir de ese pago a las sociedades con participación estatal mayoritaria que operen servicios municipales de transporte. De este modo, serán beneficiadas las Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (Sapem) de Zárate y de Bahía Blanca que operan en esas ciudades el transporte urbano de pasajeros.

Las horas de negociaciones entre peronistas y opositores no dejaron margen para demasiadas chicanas. Uno de los pocos picos de tensión ocurrió cuando Abad recordó el violento ingreso de Mario Secco al recinto, en 2017. Algo que irritó a la diputada de Ensenada, Susana González.

Boletín de noticias