Trump anunció que restablece los aranceles al acero y el aluminio argentino

Internacionales 02 de diciembre de 2019 Por
Dijo que lo hace porque la devaluación del peso argentino afecta los agricultores de EEUU. También castigó a Brasil.
image (1)

5dd05d94d72ac_940_529!

Donald Trump anunció este lunes que restablecerá de manera inmediata los aranceles al acero y el aluminio de Argentina y Brasil debido a la devaluación del peso y el real.

Para justificar la medida, que anunció por Twitter, el presidente de los Estados Unidos dijo que la depreciación de las monedas argentinas y brasileñas afectan a los productores de su país.


"Brasil y Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, y con vigencia inmediata, restableceré las tarifas a todo el acero y el aluminio que se envíe a los EE.UU. desde esos países", escribió el republicano.

Trump también le exigió a la Reserva Federal que actúe para que los países no se aprovechen del "dólar fuerte" de EEUU devaluando sus monedas. "Esto hace que sea muy difícil para nuestros fabricantes y agricultores exportar sus productos de manera justa. ¡Bajen las tasas y alivien - FED!", reclamó.

En marzo de 2018, el gobierno de Trump impuso aranceles de 25% a las importaciones de acero y 10% a las de aluminio, en el marco de la guerra comercial con China. 

No obstante, quince días después y tras fuertes fuertes reclamos especialmente de México, Brasil y la Unión Europea, la Casa Blanca eximió temporalmente a la Argentina y otros países de los aranceles. Hasta hoy.

El acero y aluminio de Argentina representa una porción pequeña de las importaciones estadounidenses. En el primer caso, se trata del 0,6% de lo que compra EEUU. En el caso del aluminio, sube al 2,3%. Aunque la porción es menor para Argentina es un tema clave porque el acero y el aluminio y sus derivados están entre los primeros 10 artículos que exporta Argentina a EEUU.

La decisión de Trump -que afecta principalmente a Techint- se trata de un nuevo dolor de cabeza para Alberto Fernández, a días de su asunción. El presidente electo deberá negociar este tema con el estadounidense en el contexto de una relación que se avecina complicada.

Boletín de noticias