Operativo Sol: el primer desafío sensible para Kicillof

Política 05 de noviembre de 2019 Por
Apenas asuma deberá mover unos 13.000 efectivos y 200 patrulleros del Conurbano a la costa.
image (1)

5dba32e6c3aa5_940_529!

Mientras Axel Kicillof mantiene un hermetismo extremo respecto de su gabinete, asoman en el calendario algunas definiciones sensibles y ajenas al aspecto económico de la provincia, la zona de confort del ex ministro. Uno de esos temas es el Operativo Sol, un esquema de seguridad focalizado en la costa bonaerense para proteger a los miles de turistas que durante el verano se trasladan a las principales ciudades balnearias.

 

Kicillof no dio señal alguna al gobierno sobre quién será el sucesor de Cristian Ritondo. Desde La Plata aseguran que ya tienen listo un esquema basado en operativo del último verano y con algunas actualizaciones. Además explican que el gobierno estará dispuesto a ayudar en todo lo que sea necesario.

 

No es algo fácil de diseñar. Se trata de trasladar miles de efectivos de varios puntos de la provincia hacia la costa. Todos los años ese movimiento genera tensión con los intendentes, especialmente los del Conurbano que ven cómo los agentes que patrullan sus calles parten hacia la costa.

Mencionan a Arias Duval como ministro de Seguridad de Kicillof

 

Para el último Operativo Sol se trasladaron unos 13 mil efectivos hacia los distritos turísticos. El ministerio de Seguridad debe contar con los recursos para abonar pagos semanales a La Bonaerense. A eso hay que sumarle unos 200 patrulleros se trasladan a fines de diciembre, muchas veces ya con las rutas cargadas de turistas.

 

El operativo requiere una logística aceitada y lo que menos puede ocurrir es que haya malentendidos o desconfianza entre el gobierno y la fuerza de seguridad más numerosa del país. Como sea, es un desafío para un gobierno entrante.

El Operativo Sol comprende el traslado de miles de efectivos hacia la costa. Todos los años ese movimiento genera tensión con los intendentes -especialmente los del Conurbano- que ven cómo los policías abandonan sus municipios.

 

El primer ministro que Vidal anunció en 2015 para su gabinete fue Ritondo. Lo hizo un 6 de noviembre, incluso mucho antes que se defina el balotaje de la elección nacional. Apenas unos días después del anunció mantuvo reuniones con Alejandro Granados (ministro de Seguridad de Daniel Scioli) y el entonces jefe de La Bonaerense, Hugo Matzkin.

 

La dinámica de la Policía de la provincia requiere de una transición cuidadosa. Al día siguiente de asumir como gobernadora y tras tomarle juramento a sus ministros, Vidal visitó en persona el ministerio de Seguridad donde se hizo una despedida afectuosa a Matzkin -quien había pedido el pase a retiro- y se oficializó el desembarco de Pablo Bressi como nuevo jefe de la fuerza. En el acto estaba incluso el propio Granados que formalmente ya no era ministro. Una señal clara

 

Mientras tanto, Kicillof no da señal alguna sobre la impronta que tendrá el ministerio, quizás el más caliente en la estructura provincial. Uno de los nombres que circuló con fuerza fue el de Cecilia Rodríguez, luego de un acto de campaña en el que participó la ex ministra y se ocupó de trazar un diagnóstico sobre la seguridad en la provincia y hasta deslizar una fuerte defensa a los policías.

 

Sin embargo, de ese entonces, en el entorno de Kicillof empezaron a desmentir que Rodríguez sea la elegida luego que ese nombre generará resistencia en los intendentes.

 

En las últimas horas trascendió el nombre de Martín Arias Duval como el posible ministro. Desde el entorno del gobernador electo aseguraron a LPO que todavía no está definido el nombre de quien ocupará la cartera que dejará Ritondo, aunque no ocultan que Kicillof prefiere un funcionario de perfil "técnico" antes que poner a un intendente, como le piden en el Conurbano. 

 

Socio de León Arslanián y Carlos Beraldi, Arias Duval fue viceministro de Felipe Solá y tendría el apoyo de Cristina Kirchner. Además fue director de Migraciones durante la gestión de Florencio Randazzo.

 

Los intendentes querían Seguridad para ellos y empezaron a impulsar los nombres de Juan Zabaleta, de Hurlingham, y Juan Pablo de Jesús, de La Costa. Es que en el Conurbano presionan para que el gobernador electo reviva las policías locales y buscan quedarse con el manejo del área. 

Boletín de noticias