Macri acordó con Vidal que Ritondo sea jefe de bloque y Monzó rompió

Política 01 de noviembre de 2019 Por
Se reunieron en la Rosada. La interna de Cambiemos explotó por la definición del interbloque.
image (1)

5dbb7dc20334e_940_529!

Mauricio Macri acordó con María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta que Cristian Ritondo sea el jefe de bloque del PRO en la Cámara de Diputados a partir de diciembre y postergó la definición del presidente del interbloque por las disputas internas de Cambiemos. 

El presidente recibió este jueves al actual ministro de Seguridad de la provincia en la Rosada para ungirlo como el reemplazante de Álvaro González en la jefatura del bloque. Antes de ir, Ritondo habló por teléfono con Larreta.

Luego de ese encuentro, Macri recibió en su despacho a María Eugenia Vidal, por primera vez a solas desde que ambos perdieron sus reelecciones. La reunión, de alrededor de una hora, se produjo en medio de los tiroteos entre la Rosada -en especial Marcos Peña- y la gobernadora por echarse culpas por la derrota. La foto difundida por Presidencia graficó la frialdad que existe entre ambos mandatarios.

Macri y Vidal acordaron que Ritondo, que encabezó la lista de diputados de Juntos por el Cambio en la provincia, maneje la bancada del PRO como hiciera hace una década en la Legislatura porteña. Luego hablaron de la reunión "cordial" que mantuvo la gobernadora con su sucesor, Axel Kicillof.


Lo que no pudieron resolver entre Macri, Vidal y Larreta fue la interna que se desató en el interbloque de Cambiemos, que debió suspender la definición de la presidencia para más adelante, así como también la de la vicepresidencia de la Cámara baja.

En el proceso de institucionalización de Cambiemos -como adelantó LPO-, no habrá lugar para definir el jefe del interbloque a dedo y por eso ese cargo quedará en manos de la bancada con más diputados entre los partidos que integran el frente. Si no tuviera fisuras, el PRO tendría a partir del 10 de diciembre más diputados que los aliados de la UCR y la Coalición Cívica.

Pero Emilio Monzó se encargó de dinamitar esa ventaja y está dispuesto a romper el bloque PRO. Con la ayuda de diputados del interior que tienen afinidad con Rogelio Frigerio y con una inédita complicidad silenciosa de Marcos Peña con la jugada, Monzó planea llevarse una decena de diputados a un bloque aparte a partir de diciembre.

Ese bloque, que encabezaría Sebastián García de Luca y tendría entre 5 y 10 miembros, seguirá dentro de Juntos por el Cambio y votará junto al macrismo. Pero la simple escisión servirá para que el PRO pierda la mayoría de bancas dentro del interbloque y la jefatura quede en manos de la UCR. Entre los radicales también hay disputa: Mario Negri y Alfredo Cornejo quieren el puesto. El segundo es resistido de Elisa Carrió, que renunció a su banca pero aún controla un bloque de 15 diputados, presidido por Maximiliano Ferraro. 

"Ahora que no estamos en gobierno somos todos iguales en el llano", resumió a LPO un importante dirigente del PRO que participa de las negociaciones.

Boletín de noticias