Crisis - Temen por posibles saqueos en Super de Rosario

Provinciales 25 de abril de 2016 Por
La recesión pega fuerte en Rosario, que registra una caída del consumo del 30 por ciento- Los comerciantes rosarinos jaqueados por la baja en las ventas, los tarifazos y la inflación.
image (1)

descarga
foto ilustrativa

El ajuste y la recesión empieza a sentirse fuerte en Rosario, con comerciantes jaqueados por la baja en las ventas, los tarifazos y la inflación. El consumo en la ciudad santafesina bajó hasta un 30 por ciento en un marco de alta inflación. Sumado a esto el tarifazo energético, temen que muchos comercios tengan que despedir personal o directamente cerrar.

Los comerciantes encendieron las alarmas frente a la fuerte retracción del consumo que en los pequeños negocios registran una disminución del 30 por ciento según sostienen desde las distintas cámaras que los nuclean.

A su vez, la preocupación se acentuó con la llegada de las primeras facturas de luz que reflejaron aumentos que rondan el cien por ciento respecto a las abonadas el año pasado.

Los comercios están subiendo un efecto de pinzas: Por una lado la baja de ventas y por el otro la suba de tarifas, afirmó a LPO Fabio Acosta, titular de los comercios que operan en el Casco Histórico de Rosario.

"Estamos preocupados por la situación donde vemos que los comerciantes se ven perjudicados por un efecto de pinzas. Por un lado, la baja en las ventas y por el otro la fuerte suba de los servicios", afirmó en comunicación con LPO, Fabio Acosta, presidente de la Asociación Casco Histórico de Rosario.

"El lunes vamos a hacer una reunión multisectorial que será la más importante desde el 2001", afirmó el dirigente en referencia a la reunión prevista para ese día donde asistirán las cadenas de almaceneros, heladeros, panaderos, el sindicato de comercio entre otros para acordar medidas conjuntas.

Según Acosta, muchos comerciantes del micro y macrocentro están evaluando cerrar sucursales o los puntos de ventas que han abierto en los distintos barrios de la ciudad para concentrar todos los costos y recursos en la casa central.

"Hay muchos pequeños comercios que se han podido expandir y abrir otros locales y ahora evalúan cerrarlos porque no les dan para sostener los gastos, eso se va a traducir en despidos", lamentó el dirigente.

El impacto en los almacenes

Por su parte, Juan Milito, titular del Centro Unión de Almaceneros afirmó a LPO que "la situación es muy grave porque se nota la recesión que sumada a la inflación podría derivar en una estanflación".

El sector almacenero también registró bajas en las ventas. "Hasta un 30 por ciento en los barrios y un 15 en el Centro, que pone en riesgo los puestos de trabajo", agregó el dirigente de almaceneros.

Milito se refirió también al fuerte incremento de la luz: "El tarifazo, que llega en algunos casos al 100 por ciento respecto al año anterior, no estaba previsto y nos encontramos con que de un mes para el otro tenemos que pagar el doble".

"No queremos que estas tarifas se naturalicen por eso nos queremos reunir con el gobernador Lifschitz para plantearle la situación y si es responsabilidad del gobierno nacional estamos dispuestos a acompañarlo en el reclamo", afirmó Milito.

En rigor, el incremento brutal de las tarifas de luz golpea a toda la estructura productiva de Santa Fe y como reveló LPO, es uno de los puntos que generó tensión entre el gobernador Miguel Lifschitz y el cuestionado ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Por eso, el dirigente almacenero advirtió que en los próximos meses, cuando se concrete la quita de subsidios al gas, muchos otros rubros de la actividad económica se verán afectados como la actividad gastronómica y las pymes industriales.

"Es por ello que nos estamos juntando entre distintos sectores, los que ya la están sufriendo y a los que les va a tocar dentro de muy poco porque no solo van a aumentar los otros servicios sino también se viene el cierre de paritarias", agregó Milito.

La descripción de la situación de los distintos sectores comerciales y pequeñas industrias coincide con el informe que publicó CAME donde ya reconocen 120 mil despidos y una baja significativa del poder adquisitivo lo cual impactó fuertemente en el consumo.

Boletín de noticias