Escándalo en Junín: Director de la Unidad Nº 13 vendía por Facebook estufas y acolchados que eran para el personal

Policiales 07/07/2017 Por
Mientras los penitenciarios denuncian que las condiciones de trabajo son deplorables
bbx_6241583_2_IMG-20170707-WA0123

Mientras los penitenciarios denuncian que las condiciones de trabajo son deplorables, jerárquicos y funcionarios de la Intervención hacen de las suyas. Ahora, Walter Ávila, Director de la Unidad Nº 13 de Junín fue escrachado por Facebook mientras intentaba comercializar “estufas y acolchados a muy buen precio”, que eran destinados para el personal.

Según fuentes consultadas por NOVA, una donación de 300 estufas y más de 100 acolchados llegó al Complejo de Junín para acondicionar las humildes oficinas de los “vigis”, las cuadras (donde duermen), puestos de guardia y el casino de suboficiales (comedor). A pesar del intenso frío invernal, el material nunca se distribuyó.

El descontento estalló cuando desde la cuenta de Facebook “Walter Ávila II” se publicaron fotos de las estufas y los acolchados con un cartel de venta, los mismos modelos que estaban en el depósito. El Director de la Unidad tendría un Facebook personal y otro destinado a vender productos, ya que tiene una casa de compra y venta en la ciudad.

Tranquilamente, podría ser una cuenta de Facebook trucha, sin embargo, desde arriba llegó la orden de “requisar” el depósito.  Ferpa, Jefe de Zona Norte arribó al lugar sin aviso y realizó un recuento del material junto a la Jefa de Depósitos: faltaban 80 estufas y 40 acolchados.

Ferpa habría intentado tapar todo para que no se difunda la información: trabajadores del lugar aseguraron que también estaba sucio, del mismo modo que integrantes de la Intervención: “Es común que se hagan estas jugadas, siempre hubo pocos controles y ahora con la Intervención menos, arreglan las cosas por tajadas, la corrupción se multiplicó durante los últimos meses”, denunciaron.

De este modo, a pesar que todo se maneja a escondidas, habrían sido sumariados y trasladados tanto Ávila como la subdirectora administrativa, el subdirector de seguridad y la jefa de depósitos.

Para muchos, la Emergencia Penitenciaria fue la excusa perfecta para llevar adelante una “falsa purga”, que tuvo más condimentos políticos que el verdadero objetivo de combatir las mafias enquistada en la fuerza: “Mientras miles de laburantes que dieron la vida por la institución, varios con más de 20 años de servicio, fueron echados, los corruptos se multiplicaron de la mano de la Intervención”, disparó un sumariado.

La gobernadora María Eugenia Vidal sacó un importante rédito político levantando la bandera de “limpiar el Servicio Penitenciario”, pero distintas investigaciones llevadas adelante por NOVA desenmascararon que la Intervención del SPB, de la mano del ex diputado denarvaista Fernando Rozas y comandada por el ministro de Justicia Gustavo Ferrari, multiplicó los hechos de corrupción, instaló mecanismos de gestión mafiosos, fabricó nuevos ñoquis con nombre y apellido, empeoró las condiciones del personal y dejó a las cárceles a la deriva con los presos dentro

Te puede interesar