Preocupación por la mudanza de reparticiones policiales a Venado Tuerto

Regionales 06/07/2017 Por
La localidad de Melincué se encuentra en estado de alerta. Otra preocupación se ha sumado en los últimos días a la amenaza constante de la laguna y a los retrasos en la construcción del terraplén definitivo.
177208_otras-localidades

La comuna de Melincué, junto a varias instituciones del pueblo, manifestaron su preocupación ante el hecho consumado de que ciertas dependencias del gobierno provincial (básicamente de la Jefatura de Policía) han sido trasladadas a la ciudad de Venado Tuerto y, junto con ellas, las personas que se desempeñaban en esos cargos. Esto generó no solo el incordio de la necesidad de traslado para los afectados, sino el temor cierto de que esas familias se muden de la localidad, y que esta situación sea promovida en silencio por el Gobierno Provincial a través de decisiones como esas, legitimando así una suerte de éxodo ante la amenaza de la inundación y la falta de soluciones definitivas. En concreto: temen que esta sea una estrategia silenciosa del gobierno provincial de ir restándole funciones administrativas a la localidad. 

 

En una carta dirigida al Ministro de Seguridad de la Provincia Maximiliano Pullaro, y firmada por todos los miembros de la comisión comunal en funciones, describen esta situación que genera "la preocupación y angustia de los ciudadanos de Melincué" que "no solo están atravesando un momento muy difícil a raíz de la situación de emergencia hídrica", sino que además se encontraron con la noticia del traslado de la División Operaciones (D-3), con asiento en la Unidad Regional VIII de Melincué, por razones operativas, a la Comisaría Segunda de la ciudad de Venado Tuerto". Esta decisión ocurrió el día 5 de junio pasado. En la misiva, las autoridades comunales señalan que esa decisión generó que "tres empleados tienen que prestar sus servicios en la ciudad de Venado Tuerto a raíz del traslado de la División Operaciones; lo que, repetimos impactó y angustió a toda la familia policial y al resto de la población". 

 

En la carta al ministro, la Comuna junto a los vecinos de Melincué, plantean con angustia el hecho de que "el subjefe de la Unidad Regional VIII, ha trasladado su despacho y domicilios a dicha ciudad, cosa que carece de antecedentes históricos y legislativos en toda la Provincia de Santa Fe", tomando esa decisión como un indicativo de que se está vaciando la funcionalidad administrativa de esa localidad que es la cabecera del departamento consagrada por la constitución provincial.  

 

Esta situación ya fue resuelta años atrás, le manifiestan a Pullaro: "a principios del año 2015, hubo un proyecto legislativo tendiente a lograr el mismo objetivo, el que generó la misma angustia y preocupación a la población y sobre todo a aquellas familias de los tantos empleados policiales que prestan sus servicios en la Unidad Regional VIII". Precisando que "a raíz de ello, se acordó verbalmente entre el Jefe de Policía, el Secretario de Seguridad Pública, y la Comuna de Melincué, representada por el miembro de la Comisión Oscar Primo Delfino, que la Jefatura de la Unidad Regional VIII mantendría su asiento en Melincué, como así también que los funcionarios que integran más de sesenta familias radicadas en nuestra localidad, seguirían cumpliendo sus funciones en su lugar de residencia". 

 

En el texto de la carta plantean "esta situación nos obliga a solicitarle en representación de toda la población, se revea tal situación, con el objetivo de transmitirle tranquilidad al ciudadano en general y policial en particular; lo que sin duda se verá reflejada en su correcta respuesta". Desde la Comuna de Melincué planean una convocatoria a las instituciones y vecinos del pueblo para repudiar en conjunto esta decisión del gobierno provincial, y reclamar a los diputados Real, Pieroni y Eggimann; y al senador Enrico la asunción de un compromiso público que ratifique la condición de Melincué como sede de la Jefatura de Policía de la URVIII.

Te puede interesar