Vecinos furiosos quemaron un camión que atropelló a un ciclista en Puerto San Martín

Provinciales 19 de marzo Por
La cabina carrozada del vehículo de gran porte resultó destruida por las llamas, mientras que la caja del camión, su acoplado y la carga de soja que transportaba no sufrieron daños.
camion


Accidente y desenlace. La primera foto registra el momento posterior al accidente, con el camión, la bicicleta tirada y la gente agolpada. Al lado, y por la noche, las llamas.

La indignación se apoderó anteanoche de los habitantes un barrio de Puerto San Martín, que arremetieron y hasta quemaron un camión luego de un accidente, en una jornada donde ya se había producido otro siniestro fatal y donde los ánimo se caldearon hasta la exasperación.

El hecho, que tuvo en vilo a la zona, se desató cuando un grupo de vecinos no identificados de esa ciudad incendiaron parcialmente un rodado durante la noche del jueves. Esto fue horas después de que el vehículo y su conductor protagonizaran un accidente por el que resultó con graves heridas un menor de 15 años que circulaba en bicicleta y que debió ser internado e intervenido quirúrgicamente en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde todavía permanecía en estado reservado.

La quema del vehículo, un moderno camión Mercedes Benz modelo 2015 y chapa patente OKM 613, con acoplado chapa BNW 077 ocurrió, según indicaron a LaCapital fuentes de los Bomberos Zapadores, aproximadamente a las 23, varias horas después del accidente con el menor, cuando el camión permanecía estacionado en cercanías de una cuneta, alejado ya del lugar del accidente.

La cabina carrozada del vehículo de gran porte resultó destruida por las llamas, mientras que la caja del camión, su acoplado y la carga de soja que transportaba no sufrieron daños.

Según pudo saberse, el adolescente, Bruno Ojeda, de tan sólo 15 años y residente del barrio San Sebastián de Puerto San Martín, se recuperaba de la operación en el hospital de Granadero Baigorria, a donde llegó en estado delicado.

Accidente y reacción. La colisión, cuya mecánica es objeto de investigación, se produjo a las 18 del jueves en el ingreso a la Ruta 18-S que conduce a la vecina comuna de Aldao y que en la zona urbana de Puerto es la calle Entre Ríos. Allí, y mientras el vehículo quedó estacionado al costado del camino y la bicicleta tirada en la cinta asfáltica, se fueron acercando los vecinos. Algunos de ellos llegaron a tomar imágenes con sus cámaras, que luego colgaron en las redes sociales y fueron reproducidas por los medios locales.

El hecho, que en primera instancia despertó la lógica preocupación por el siniestro en sí y sus consecuencias, fue enardeciendo y caldeando los ánimos de la gente, que horas más tarde terminó con una iracunda reacción por la que el vehículo mayor terminó incendiado.

Los pobladores de la zona, testigos del hecho y conocidos de la víctima, se enfurecieron ante el hecho y comenzaron a arrojar piedras al camión, conducido por Lucas Palavidino, quien fue inmediatamente detenido. Los hechos pasaron a mayores horas más tarde, cuando un vecino arrojó una bomba tipo Molotov con la que incendió totalmente la carrocería del transporte. Se estima que los agresores eran todos de la zona, y conocían al pequeño.

Motivaciones. Según versiones que circularon por medios locales, una de las posibles razones del accionar de los pobladores es que el camión circulaba por una zona donde el tránsito pesado estaría prohibido. Sin embargo, el jefe de los Bomberos Zapadores puertenses, Gabriel Maldonado, ante una consulta de La Capital desestimó tales versiones señalando que la citada ruta está perfectamente habilitada al tránsito de camiones.

También, y posiblemente, la violenta reacción se motivó en que, en horas de la mañana, pero sobre la ruta 11, otro joven de 20 años, Jonathan Pricco, que circulaba en una moto, murió al colisionar contra otro camión, tal como lo informó oportunamente LaCapital ayer.

Lo cierto es que no hubo detenidos por el incendio del vehículo, ya que todo sucedió con mucha rapidez y la gente se habría dispersado rápidamente. Las imágenes del vehículo siniestrado circularon por algunas cuentas de twitter.

Los peritos actuantes no habían podido establecer claramente las razones de la colisión y en el lugar trabajaron Bomberos Zapadores de la UR XVII, efectivos de la Comisaría 5ª y personal del Comando Radioeléctrico y del Grupo de Operaciones Complejas de San Lorenzo.

Lo cierto es que un accidente urbano terminó de manera inesperada con una reacción vecinal, que fue creciendo con el transcurso de las horas y terminó en un preocupante hecho de vandalismo.

Te puede interesar