"El acuerdo con los Fondos Buitre es una burla para cualquier noción de equidad e igualdad"

Tu columna 17 de marzo Por
Una especialista en finanzas internacionales y deudas soberanas de la Universidad de Georgetown criticó el acuerdo alcanzado por el gobierno argentino y aseguró que el mismo es "una burla para cualquier noción de equidad e igualdad" y podría hacer que en otros casos de default "más acreedores quieran convertirse en holdouts".
Marcelo Graycoechea

Una especialista en finanzas internacionales y deudas soberanas de la Universidad de Georgetown criticó el acuerdo alcanzado por el gobierno argentino y aseguró que el mismo es "una burla para cualquier noción de equidad e igualdad" y podría hacer que en otros casos de default "más acreedores quieran convertirse en holdouts".

Anna Gelpern, profesora de la Universidad de Georgetown y especialista en finanzas internacionales y deudas soberanas, advirtió que el acuerdo alcanzado entre la Argentina y fondos buitre es "una burla para cualquier noción de equidad e igualdad" y podría hacer que en otros casos de default "más acreedores quieran convertirse en holdouts".

"La medida cautelar y los acuerdos pueden hacer que más acreedores busquen convertirse en holdouts y buscar tácticas creativas de litigar ante los tribunales. ¿Quién podría culparlos, si la opción es entre obtener 1.500 por ciento de retorno de inversión o aceptar una quita cobrando 33 centavos por dólar, que de todos modos podría ser bloqueado por holdouts?", enfatizó Gelpern.

En una nota publicada por el think tank Peterson Institute for International Economics, Gelpern advirtió que "el reciente acuerdo muy claramente recompensa al mayor grupo de holdouts en cualquier reestructuración de deuda sobearana en la memoria moderna".

"Nunca más se podrá menospreciar la posibilidad de que unos pocos 'free riders' esperen un tiempo largo y obtengan ganancias astronómicas", subrayó.

Gelpern indicó que "con el modelo de demanda disponible, validada por una corte de apelación nortemericana y probada en acción, convertirse en holdout no es más un juego slvaje y exótico: es una opción viable de inversión. Negociaciones trabadas y crisis prolongadas bien podría ser el resultado".

"Lo peor acerca de este acuerdo es que ha producido y testeado un arma inmensamente potente que una pequeña minoría de acreedores puede ahora usar para tener de rehenes a países y al resto de los acreedores", enfatizó. Para Gelpern, "el acuerdo convierte en una burla toda noción de equidad e iguladad", al tiempo que subrayó que hay acreedores que obtendrán más de mil por ciento de retorno de sus inversiones iniciales.

"Las disparidades son crecientes, no sólo entre los bonistas que entraron a los canjes y los holdouts pero también entre los holdouts, algunos de quienes ganaron un interés anual del 101 por ciento, mientras que otros obtienen el interés de los bonos del Tesoro norteamericano. Este resultado exalta la sofisticación y la audacia, mientras que castiga la confianza y la coooperación", enfatizó.

Te puede interesar