"Sin ajuste no sé cómo van a bajar la inflación" •

Economía 08 de marzo Por
Juan Carlos De Pablo compartió una evaluación de la gestión del gobierno y del equipo económico
De Pablo
"No hay autonomía del BCRA, cuando le piden plata tendrá que asistir, es la historia argentina, qué otra cosa puede hacer a la luz de la situación fiscal", sostiene Juan Carlos de Pablo. El economista prefiere mayor coordinación, sobre todo para manejar el gasto público y duda de la meta de inflación del 25%. A continuación, el diálogo con este diario. 

Periodista: ¿A qué momento de la historia le recuerda el panorama actual?

Juan Carlos de Pablo:
 Desde el punto de vista de haber hecho ciertas inversiones sociales y haber descuidado la infraestructura esto se parece mucho a 1955, donde el Gobierno de la Revolución Libertadora, con todas las limitaciones que tuvo, tenía que hacer andar otra vez los ferrocarriles que habían dejado de andar y solucionar los cortes de luz generalizados; y donde a diferencia de ahora, tuvo que incorporarse al FMI y al BM, y con plata del BM se hicieron, por ejemplo, las primeras inversiones en generación eléctrica o en modernizaciones de los ferrocarriles japoneses.

P.: ¿Hubo ajuste o se hizo todo tomando deuda?

J.C.deP.:
 Naturalmente hubo una devaluación con retenciones, no hubo demasiado ajuste del salario real si recuerdo bien, pero las reformas básicas se dejaron para la época de Frondizi porque ellos tenían un debate muy fuerte; esto lo explica muy bien Alsogaray en las memorias. Digamos que había un consenso de echar a Perón, pero era el único consenso que había, y dijeron ahora qué hacemos, entonces estaban los gorilas, los nacionalistas, y todo eso empantanó las cosas, las reformas financieras llegaron recién sobre fines del 57 y la caída de las tarifas públicas nunca se resolvió. Los radicales estaban convencidos de que iban a ganar las elecciones y buena parte de las reformas las dejaron para el próximo Gobierno y resulta que llegó Frondizi.

P.: Varios economistas sostienen que el pass through fue más benévolo de lo que se temía, ¿Usted coincide?

J.C.deP.:
 Acá tenemos un problema que es desde dónde lo medimos, porque resulta que el dólar de $ 9 no existía y todos toman ese valor para ver el aumento del dólar. Yo iba al banco y no había, y no se podía importar, tenemos una discusión eterna. Más que el famoso tema del pass through lo que está mostrando este Gobierno, por ahora, es que tiene cosas más perentorias que luchar contra la inflación, la gente se asusta pero es la realidad. Los argentinos queremos que empiecen las clases, que no haya problemas con los gobernadores, que esto y lo otro y el Gobierno soluciona esto con plata y después para evitar tentaciones absorbe pagando una tasa de interés fuerte y quienes tenemos memoria sabemos que esto es un problema. La Argentina tiene un déficit de 7% PBI, lo que quiere decir esto es que si vas al médico y te toman la temperatura, tenés 43°, no 37,2°. Ahora vamos a arreglar con los holdouts, que parece que está todo encaminado, muy bien, nos vamos a endeudar, pero para qué, el grueso de este déficit está basado en gasto corriente no en infraestructura; no tengo problema en que vayan al BM traigan la plata, el Plan Belgrano, todo maravilloso, hay que bajar los costos de transporte todo eso es fantástico, pero la historia argentina dice guarda con la tentación que la han sufrido gobiernos de diversos signos políticos, de que como me puedo endeudar entonces no tengo que hacer ningún ajuste, nos estamos comprando un problema, todos se dan cuenta de eso.

P.: Pareciera que el Gobierno tiene ese diagnóstico.

J.C.deP.:
 Primero, cuando contraés la deuda, aplauden; después, cuando se arma el lío, porque no podés pagar o comprometés un pedazo muy importante del gasto público se preguntan quién fue el idiota que hizo esto; bueno, ahora estamos en este período. Espacio para endeudarse hay, el problema es para qué lo vas a hacer. Soy usuario intenso de la SUBE, si a raíz de que conseguís deuda me van a dejar cruzar la Capital por $ 3,5 mientras todo lo demás sigue subiendo, te estás comprando un problema.

P.: ¿Del 7% de déficit cuánto es manejable?

J.C.deP.: Supongamos que nada, pero sigamos el razonamiento, no se puede hacer nada, bueno entonces no me vengas con que vas a bajar la tasa de inflación. Ese es el tema. Tengo un rojo del 7% PBI y como soy Gardel, no se lo cree nadie. Este Gobierno arranca con cierta credibilidad, pero si hacés ciertas cosas, se complica. Algunos de los pronunciamientos originales ya no lo dicen más por suerte, que iban a retrotraer los precios a noviembre, y bajar la tasa de inflación al 25%, Ahora lo que estoy viendo, por ejemplo, es que las discusiones salariales se hacen por un semestre. Que tengas un piquete o huelga porque no tenés un aumento anual es una barbaridad, entonces tomemos decisiones así hasta que producto de las circunstancias se pueda ampliar el horizonte, un año o lo que sea.

P.: ¿Los sindicatos aprendieron de la historia o van por todo?

J.C.deP.: 
Si hay gente absolutamente realista son los dirigentes sindicales, por lo menos, los gordos de la CGT. Tradicionalmente hubo dos negociaciones, una del sector público y otra del privado; en este te jugás el nivel de actividad, en el otro no. En algunos sectores se pierden puestos de trabajo, pero poner la proa con medidas de fuerza es difícil. Si querés duplicar la indemnización, hacelo, no sé cuánto efecto puede tener, pero un dirigente sindical del sector privado sabe que tiene que mirar ocupación y salario, ejemplo: en 2002 ninguno salió a decir que no iba a permitir que cayera el salario real respecto de 2001.

P.: Subsidios, ¿por dónde empieza?

J.C.deP.:
 Tengo la impresión de que hay 1.000 negociaciones diferentes donde cada uno usa la fuerza como puede. Es un estilo que tiene consecuencias, el que no llora no mama, entonces lloran todos. Uno con los subsidios tiene que ser amarrete, no porque es un malo, sino porque los recursos son escasos y hay usos alternativos. Por ejemplo, el BCRA les dijo a los bancos "manden los resúmenes por internet", y como se caían 3.000 puestos de trabajo, dieron marcha atrás. Si la tecnología te permite enviar eso, poné un seguro de desempleo para esas personas, dales un año para que busquen trabajo, pero no sigas con eso. Yo viajo en horas pico sentado; algo no anda, se subsidia al viaje no al pasajero.

P.: Primera evaluación de la gestión del equipo económico.

J.C.deP.: 
El estilo lo pone el presidente, pero uno siempre tiene que decir, vos podés dividir el cargo en todos los pedacitos que quieras pero la función no, porque deriva de que los recursos son escasos y tienen usos alternativos. Cuando tenés pares que no se ponen de acuerdo, la toma de decisiones sube, alguien dirime. No tengo claro quién es, pero alguien lo debe hacer, es el malo de la película. Van a tener que entender algunos tips de cómo funciona el sector público a diferencia de una empresa. Pero ese no es mi problema con el equipo económico, sino dónde están los economistas. Cada vez que viene alguien a pedir o plantear un gasto, yo anoto, para ver cuánto va a salir la fiesta. Ese rol ojalá lo tenga alguien, no es un tema de management, es un tema más de llevar en la sangre los principios de la economía. La forma en la que se corrige en una empresa no es la misma que en el sector público. No es una vergüenza ser cuidadoso. Es el estilo Macri, es un ingeniero de alma, piensa en solucionar, con el riesgo de ser atolondrado. Han salido con muchas cosas, después se desdicen, paremos un poquito. Hasta el 9 de diciembre tuvimos el estilo K, ahora el estilo M. Cuando tenga que cambiar lo va a hacer en su estilo. No se va a tomar un helicóptero.
        

          

      Te puede interesar