Las fuerzas negativas del Barrio

Tu columna 04/03/2016 Por
"LAS FUERZAS NEGATIVAS DEL BARRIO “…cuando en un barrio hay mucha droga y vendedores y al mismo tiempo una gran población de adolescentes triunfa la venta de drogas”
omar videla
Omar Altamirano

"LAS FUERZAS NEGATIVAS DEL BARRIO “…cuando en un barrio hay mucha droga y vendedores y al mismo tiempo una gran población de adolescentes triunfa la venta de drogas” (Cancrini-Italia-especialista en adicciones) Cuando atendemos a algunos pacientes nos preguntamos donde está el ser verdadero y donde está la falsedad de su ser. Parecería haber dos seres dentro de él. Aquel que hizo o actuó determinadas tropelías o acciones y el otro que aparece luego de horas de dialogo. Dos seres dentro de uno o lo que llamamos el verdadero y el falso self (yo). Esto nos puede pasar a todos que por un lado tenemos un self cortés y socializado y al mismo tiempo un yo privado solo accesible a la intimidad .Es lo que podríamos considerar normal e incluso un producto de la maduración normal. Acá podemos recordar los consejos de Shakespeare a Polonio: "…sobre todo sé franco contigo mismo, y así no podrás ser falso con los demás; consecuencia tan indispensable como que al día suceda la noche". Pero en la enfermedad hay un cisma de la mente que puede llegar a ser muy profundo y que en su grado más profundo es una psicosis o trastornos antisociales de la personalidad. Se ve claro en adicciones; parecería que el consumo dependiente de drogas genera un trastorno de personalidad especial que oculta al otro ser que habita en nosotros. Jorge accedió a la consulta luego de varios meses de consumo de paco. Todo el dinero que ganaba en sus 18 años se gastaba en el consumo de esta droga .El falso self estaba claramente ligado al consumo .Era otro; ahí robaba, golpeaba, se unía a grupos antisociales de su barrio. Luego de la desintoxicación y una larga cantidad de sesiones de grupos y psicoterapias en la comunidad terapéutica parecía ser otro. Era aquel que sus padres describían en su adolescencia primera. Lo salvó su familia que al ver los primeros meses de turbulencia antisocial lo llevó a un centro terapéutico. Lo salvó su gremio o sea la comunidad que a través de sus delegados le rescataron la posibilidad de trabajar y ser productivamente sano. Ese ser falso que era la personalidad segunda creada por los tóxicos podía llegar a delinquir o vender drogas. En la adolescencia y en ciertos circuitos sociales esto es claro. Hay barrios invadidos por lo que los pacientes llaman “transas” o vendedores que también, hoy, son prestamistas para que los consumidores puedan comprar las sustancias. En muchos casos los intereses superan ampliamente los usuarios (más del 30 % mensual!!) y son verdaderas explotaciones modernas. La droga y el paco en particular son la marca de la alienación del ser humano en muchas zonas de la Argentina. EL BARRIO TOMADO POR “TRANSAS” Este falso self que surge luego de días y días de tóxicos tiene para mis varias referencias claves: a. la maduración del cerebro y la personalidad del adolescente no resiste el consumo .La vulnerabilidad es máxima y rápidamente se llega a la dependencia. Los centros de control superiores del sistema nervioso están inmaduros y todavía no ha culminado el desarrollo del lóbulo frontal que representa el estadio superior de la civilización que nos separa de los monos. b. Se va generando, así, un trastorno de conducta severo en algunos casos o un brote psicótico con pérdida de sentido de realidad en otros. En Jorge surgieron trastornos antisociales y déficits del pensamiento, el control de los impulsos y la imposibilidad de seguir cualquier plan (por eso no podía trabajar ni seguir ninguna actividad permanente). c. Las fuerzas negativas del barrio es fundamental hoy; mi maestro Cancrini (Italia) me decía “…cuando en un barrio hay mucha droga y vendedores y al mismo tiempo una gran población de adolescentes triunfa la venta de drogas”. Son zonas sumergidas de la cultura. Muchos hablan de la pobreza pero en realidad son zonas entregadas a la barbarie en donde casi no hay escuelas o estas son solo espectros de lo que deberían ser, las iglesias y los centros culturales-comunitarios son débiles o meros refugios políticos. La palabra cede el lugar a los tóxicos con cadenas de explotadores que “trabajan” a destajo. d. Habitualmente estos jóvenes tienen problemas de aprendizaje en la infancia (lecto-escritura, atención, híper-actividad, etc.) .Esto no es tenido en cuenta y no pueden superar los estudios iniciales y por supuesto no van a la escuela secundaria .Ahí vagan por la calle. En el caso de Jorge el trabajo y el gremio donde estaba lo salvó (toda su familia trabaja en lo mismo) pero en un momento determinado las fuerzas negativas por un momento triunfó. LA PREVENCION POSIBLE Jorge se recuperó; actuaron los padres y la fuerzas comunitarias rápido .Si el paciente hubiera continuado con sus conductas adictivas probablemente se hubiera consolidado un trastorno antisocial de la personalidad o un desarrollo psicótico con pérdida de contacto con la realidad (delirios y alucinaciones). Es lo que hace falta: prevención inicial desde la escuela y los familiares y detección precoz ante los primeros consumos de drogas. Además “tapizar” los barrios tomados por los vendedores con cultura, palabras, centros de prevención y asistencia y escuelas de formación de líderes y agentes comunitarios y al mismo tiempo la formación de padres seguido de un plan comunicacional que alerte sobre el contacto precoz de los jóvenes y niños con el consumo. DR. JUAN ALBERTO YARIA DIRECTOR GENERAL GRADIVA-Rehabilitación en adicciones

omar altamirano
[email protected]


        

    Te puede interesar