La oposición quiere ponerle límites a Caputo para seguir tomando deuda

Política 03 de abril de 2018 Por
La bicameral de control lo recibe el miércoles y tendrá reuniones mensuales para seguir de cerca las finanzas.
caputoylasdeudas

 976_x_275_px

Luis Caputo asistirá el miércoles a la bicameral de seguimiento y control de la gestión de contratación y de pago de la deuda y, si bien la mayor expectativa está en la defensa que hará de su cuenta offshore nunca declarada, los legisladores opositores lo interpelarán duro sobre el crecimiento del pasivo externo del país.

No se conformarán fácilmente con sus respuestas: la comisión se reunirá al menos una vez al mes para estudiar si aumentó la deuda externa y empezar a fijarle límites al ministro de Finanzas para salir al mercado en 2019. Las nuevas reglas del juego se definirán en el presupuesto, que empieza a debatirse en septiembre. 

Caputo dijo el año pasado que no si pide autorización al Congreso antes de emitir deuda como exige la oposición terminará pagando más intereses. Le habilitaron salir al mercado por USD 30 mil, pero en 2019 lo seguirán de cerca.  

Con su sinceridad brutal, el año pasado Caputo anuncióen el Congreso que en 2018 tomaría 30 mil millones de dólares en exterior y en otros 10 mil en esa moneda con la renovación de letras del tesoro (Letes) y las "Repro".

Y explicó que pedirle el permiso al Congreso antes de ir a Wall Street puede salir más caro. "Aparecen oportunidades de repente y hay que aprovecharlas", se justificó.

El primer trimestre de ese año dejó claro que sabía lo que decía: tomó casi la totalidad de la deuda prevista en el extranjero y esquivó parte de una suba de tasas de la reserva federal, que podría continuar.

Pero lo que para el ministro y Mauricio Macri es una gestión virtuosa, para gran parte de la oposición es un problema a futuro por los abultados intereses de la deuda, que según el Gobierno suman 2.7% del PBI por año.

El senador peronista José Mayans, presidente de la bicameral de control de deuda, lo plantea en cada sesión y ya pidió en el último presupuesto hacer un seguimiento más preciso del endeudamiento externo.

En 2016, tras autorizar el pago a los holdouts, los senadores peronistas aprobaron un proyecto de ley para exigirle a Caputo detallar sus visitas a las sedes financieras del mundo en tiempo real. Pero el diputado macrista Luciano Laspina lo cajoneó en la Comisión de Presupuesto. 

El año pasado el bloque de gobernadores pidió el año pasado con una sesión especial para sancionarla de prepo, pero luego se echó atrás y habilitó a ciegas el endeudamiento para 2018. La sangre nunca llega al río entre los mandatarios peronistas y Macri. 

"El pico de la deuda PBI será en 2020, cuando aun siendo el más bajo de América Latina empezará a bajar", repite Nicolás Dujovne cuando intentan acorralarlo con este asunto.

Caputo suele remarcar que su anhelo es tomar deuda sólo en pesos "como hace Perú". Lo intenta con sus letras del tesoro, que emite desde el año pasado para cubrir el déficit sin pedir tantas divisas. 

La oposición pondrá a prueba su hipótesis y uno de los más vehementes será el secretario de la bicameral, Axel Kicillof, que la semana pasada acercó un voluminoso informe sobre el rojo externo de Argentina.

Caputo llegará preparado: Marcos Peña lo sometió a un estricto coaching desde hace dos semanas y se apoyará con un interminable powert point.

Ya pidió lugar para una pantalla gigante en el salón de las provincias del Senado, donde empezará a exponer a las 9 de la mañana y los legisladores están dispuestos a quedarse hasta las 13. Pero creen que el ministro tal vez quiera irse antes. 

Te puede interesar