Hasta las Lulas...

Internacionales 04/03/2016
El ex presidente y aliado de Dilma Rousseff está en el centro de las sospechas por el cobro de sobornos millonarios. Se cree que uno de ellos fue un triplex de lujo que recibió por parte de una constructora
lula

Lula Da Silva y Dilma Rousseff atraviesan el momento más complicado de su alianza política. La vivienda del ex presidente de Brasil fue allanada por la Polícía Federal en el marco de una megainvestigación que intenta determinar la red de corrupción más grande de la historia del gigante latinoamericano. Lula, el dirigente gremial con mayor carisma de la nación, fue además llevado a declarar compulsivamente. Una situación que no hubiera sido imaginada en años.

Al parecer, las pruebas son contundentes para el jefe del Partido de los Trabajadores (PT). El líder petista fue involucrado en una declaración explosiva de un senador otrora aliado -Delcidio do Amaral- que sacudió la estructura política del país. En su confesión también nombró a Rousseff quien atraviesa su peor momento como jefe de estado.
Sin embargo, las pruebas contra Lula no terminan allí. Jornal Nacional, uno de los más populares informativos televisivos de Globo, reveló fotografías que muestran al ex mandatario visitando un triplex en el exclusivo edificio Solaris en Guarujá, San Pablo. En las imágenes puede verse a Lula con el ex presidente de OAS Léo Pinhero. OAS es una de las constructoras que están implicadas en la operación Lava Jato.
Según declaró un ex alto ejecutivo de esa compañía esas fotografías fueron tomadas el día que Pinhero hacía entrega de las llaves del departamento de 215 metros cuadrados a Lula y a su esposa Marisa Letícia. El condominio de lujo -cuya construcción y remodelación estuvo a cargo de la constructora- también es investigado por el juez Sergio Moro, quien lleva adelante la megacausa.
Las fotografías fueron tomadas por Wellington Carneiro da Silva, quien en el momento de la visita de Lula era asistente de Ingeniería de OAS y tenía como trabajo fiscalizar las diversas obras del edificio Solaris. En el momento de las imágenes le habían encargado que permaneciera en el hall de ingreso, deteniendo el ascensor para impedir que algún curioso viera al ex presidente de Brasil.

Te puede interesar