Guardavidas hablan de derrumbes “frecuentes” y “peligro” en toda la costa de Mar del Plata

Nacionales 09 de enero de 2018 Por
El secretario adjunto del gremio de Guardavidas explicó que, a pesar del riesgo que entrañan, y de las advertencias, es frecuente que los turistas busquen la sombra de los acantilados.
20180109062325_.acantilados

 976_x_275_px

Mientras desde Defensa Civil de la Municipalidad de Mar del Plata hacen foco en la posibilidad de “vándalos” hayan arrancado el cartel de advertencia en la playa donde falleció la nena de 3 años producto de un desmoronamiento, desde el Sindicato de Guardavidas local se mostraron preocupados porque son “frecuentes” los derrumbes y los avisos están solo para automovilistas y peatones pero en la parte de arriba, a nivel de la calle.

Ayer, una menor, oriunda de La Plata, como su familia, murió tras recibir un violento golpe en la cabeza con una gran terrón que le cayó desde el barranco al pie del cual sus padres se habían ubicado, justamente, para evitar el sol.

En diálogo con INFOCIELO, Fernando González Soto, Secretario Adjunto del gremio, contó que son comunes las caídas de porciones de tierra. “El peligro de derrumbe está en casi toda la costa hasta Miramar”, explicó.

 “A veces pasa un camión y después hay un desmoronamiento por producto del movimiento”, explicó. “Otras veces, el guardavida llega a la mañana y se da cuenta de que hubo un desmoronamiento a la noche”, agregó.

 Según González Soto, “la gente que frecuenta esas playas porque son vecinos o porque van siempre ya saben que es peligroso acercarse a la pared pero es común que los nuevos se refugien en el acantilado para buscar sombra”.

 Si bien la misión del guardavida es “prevenir sobre lo que pasa adentro y afuera del agua, la principal atención está puesta en el mar y no en lo que pasa a su espalda”, relató González Soto. Es común también que, cuando el guardavida se da cuenta de que una familia está en ese lugar, le advierta del riesgo que se corre. “Pero no alcanza”, se lamentó.

Ayer, una menor, oriunda de La Plata, como su familia, murió tras recibir un violento golpe en la cabeza con una gran terrón que le cayó desde el barranco al pie del cual sus padres se habían ubicado, justamente, para evitar el sol.

El fatal accidente se produjo a las 14.30 en la intersección de calle Scaglia y la costa, en una playa de la zona Norte de la ciudad, sector que al pie de la Avenida Felix U. Camet -cuya continuación es la ruta 11- tiene un amplio frente  de bordes con precipicios.

Te puede interesar