NO al cierre de la Escuela de Santa Lucía

Regionales 04 de enero de 2018 Por
La querida Escuela Rural de Colonia Santa Lucía
20171226091920d0d5a0431bd609ddce0dedc4ff891683_med

 976_x_275_px

Días pasados, un grupo de familias se reunió despidiendo el año escolar en la Escuela Nº 755 de Colonia Santa Lucía, María Teresa, aunque también muy cercana al recuerdo y sentimiento de Santa Isabel, y tal vez más relacionada con Villa Cañás, ya que se encuentra en el límite de los 3 distritos.
Reemplacé allí unos días a Matilde Alianak, creo que tenía yo 23 años y un susto bárbaro. Mi papá me llevaba.
Luego fui supervisora durante 15 años de esa y de otras 16 escuelas rurales del sur sur de Santa Fe.
Amé las escuelas rurales como amé la vida en la chacra, cuando me despertaban los tordos bochincheros, me alumbraban las luciérnagas de noche, y mi papá nombraba cada una de sus vacas con nombres dulces, entre alfalfares rociados de mariposas y ese olorcito a tierra recién arada con su hilera de gaviotas tras el arado.
Hay que haber visto y vivido la alegría, la buenura, el agradecimiento de los niños y niñas que concurrían a la escuela rural, lugar de encuentro, mágico lugar de juegos con otros niños, donde el libro es aún sagrado, aunque ya la tecnología sea una herramienta pedagógica más que relaciona, integra, socializa, comunica.
La querida escuela rural de Santa Lucía creada en 1933, ha sido considerada innecesaria, y está en peligro de cierre, aunque viva una familia en su hermosa casa, con niños, y haya otros niños vecinos creciendo, que no podrán asistir a ninguna otra, porque sus padres son obreros rurales, y carecen de movilidad, los caminos rurales se han vuelto emboscadas, y las distancias son demasiado largas.
Habría formas de mantenerla, reconociendo su baja matrícula, como grado anexo de alguna escuela urbana. Significa además un puesto de trabajo, un espacio para la experiencia, un patrimonio cultural y, sobre todo, una oportunidad de educación para niños que viven en el medio rural y un lugar de encuentro para las familias, ya que además existe allí un club social.
Las familias de la colonia, que están en la fotografía, resisten y esperan la reacción sensible de las autoridades.
¡No al cierre, sí a la continuidad de la vida escolar en la Escuela Nº 755!

Te puede interesar