Daniel Scioli y Gisela Berger, reconciliados, inscribieron a Francesca

Espectáculos 15 de noviembre Por
La pareja pasa por un buen momento y sólo les interesa el bienestar de su princesa.
scioli-1-1

El lunes 23 de octubre, las vidas de Gisela Berger (28) y el diputado Daniel Scioli (60)cambiaron para siempre. Ese día nació Francesca, la hija de ambos, en la Clínica Los Arcos. Si bien al principio las cosas no fueron fáciles para la pareja: Daniel se shockeó con la noticia del embarazo mientras Gisela se instaló en un departamento de Las Cañitas, coincidieron en estar siempre conectados por el bien de la beba. Con el transcurso de los días y la presencia luminosa de la pequeña, la pareja se reconcilió y hoy viven juntos en un departamento de la avenida del Libertador y los fines de semana se instalan en la conocida quinta de él, “La Ñata”, en la zona de Tigre.


El lunes 24 fue un día muy especial para ellos. A las 12 horas y con la cámara del fotógrafo Ernesto Pagés de CARAS como único testigo, fueron al registro civil de la calle Uruguay a inscribir a la nena, quien hoy ya tiene nombre y apellido: Francesca Scioli Berger.
Si bien Gisela transitó sola gran parte de esa etapa aunque siempre contó con el apoyo incondicional de su mamá. Sus días se limitaban a esperar el nacimiento, salir a hacer algunas compras por la zona o viajar a Córdoba a visitar a su papá y a sus dos hermanos que viven allá. Se la veía delgada a pesar de su estado, pero a medida que la pancita iba creciendo, el rencor, el enojo y las dudas fueron dando paso al reencuentro y a la gran prioridad de los dos: Francesca.


Con camisola blanca, el pelo recogido y sin una gota de maquillaje, Gisela llevó en brazos a su hija cubierta con una mantita. Scioli y la mamá de ella, Adriana la escoltaban. Tardaron 45 minutos en realizar el importante trámite, al salir, el subió al automóvil Vento negro con custodios que lo estaba esperando para continuar con su rutina y ella se fue con su madre en un Citröen negro.


Un allegado a la pareja comentó: “Están juntos y muy bien. Las cosas se fueron acomodando. La nena es igualita a la madre aunque tiene el pelo oscuro como el papá. Daniel está embelesado con la beba y muy feliz de haberse reconciliado con Gisela. Ella recuperó su figura. La madre de Gisela está muy cerca de ellos, vive en el departamento que ocupaba la hija y siempre están juntas. Está feliz con la beba aunque ella tiene otros nietos.”
Hace poco Gisela Berger declaró: “Siempre aposté a una relación y el tiempo va aclarando todo y me irá demostrando lo que va a suceder…”. Sin dudas, el tiempo hizo lo suyo y Francesca también. Hoy la pareja pasa por un buen momento y sólo les interesa el bienestar de su princesa. Una princesa que con sólo 22 días ilumina plenamente sus vidas.

Te puede interesar