Esposa del sobreviviente del atentado: "Ariel calcula que la camioneta iba a 150 km/h"

Internacionales 01 de noviembre Por
Uno de los sobrevivientes se salvó literalmente por un pelo de ser atropellado por la camioneta en Nueva York. El relato de cómo vio a sus amigos morir a manos del ataque terrorista.
benvenuto

El festejo por el aniversario de los 30 años del egreso del Politécnico de Rosario fue planeado a lo grande por el grupo de diez amigos inseparables. La idea era viajar a Estados Unidos y repartirse los días entre Boston, donde uno de ellos reside desde hace años, y Nueva York para sumar al restante y recorrer la enorme ciudad durante los primeros días del viaje. Este martes murieron cinco de ellos, atropellados por un atacante terrorista mientras transitaban el Central Park en bicicleta.

Antes de que la noticia se expandiera en las redes y los noticieros del mundo, Cecilia Piedrabuena recibió un llamado de un número raro y decidió atender por las dudas. Era Ariel Benvenuto, su marido, desde un celular de un policía neoyorquino, quien alcanzó a decirle que “estaba bien” pero que había sucedido un atentado, que era grave y nada más. Una llamada confusa. Con el correr de los minutos, los medios comenzaron a dar la información y Cecilia fue atando la noticia con el llamado de su marido.

La incertidumbre cesó cuando menos de una hora después Ariel volvió a llamarla y, todavía shockeado, le informó lo más triste: cinco de sus amigos habían sido arrollados delante de él por una camioneta en pleno Manhattan.

El grupo de amigos había decidido alquilar unas bicicletas para recorrer el Central Park y cruzar el famoso puente de Brooklyn. Iban en dos grupos de cinco bicicletas en las amplias ciclovías neoyorquinas. Ariel pedaleaba a un costado, más cerca del cantero central, cuando escuchó una fuerte acelerada de un vehículo y en el instante posterior vio que una camioneta pasaba por arriba a cinco de sus amigos.

"Estuvo a 20 centímetros de que lo choque", narró su mujer.

El sobreviviente calculó que la camioneta iba a 150 kilómetros por hora. No hubo tiempo de hacer nada.

Poco después la policía detuvo al atacante y desplegó un amplio operativo. En el lugar del ataque quedaron las bicicletas destrozadas junto a las víctimas y sus amigos, a quienes le tomaron declaración de lo vivido.

“Salieron felices del aeropuerto. Ayer estaban por primera vez los diez juntos y decidieron pasear en bicicleta, pero nunca llegaron”, dijo lamentándose Cecilia a medios locales. (Rosario Plus)

Te puede interesar