El Sanatorio San Martín concretó el alquiler del Beroiz

Regionales 23 de octubre Por
Fueron notificados por las autoridades del Sindicato de Camioneros. Les aseguraron que se mantendrán las fuentes laborales con su correspondiente antigüedad. El sanatorio encabezado por Emilio Venturelli se haría cargo a partir del 1 de noviembre.
2017101808421919f4862c71695031789db160b88eca39_med

El prolongado conflicto del Sanatorio Abel Beroiz, que mantiene en vilo a sus casi 50 trabajadores desde hace varios meses, habría llegado a su fin al concretarse un alquiler por 10 años del edificio por parte del Sanatorio San Martín, que de esta manera absorbería el centro de salud del Sindicato de Camioneros.
La información fue difundida por la delegada de los trabajadores del nosocomio, quien confirmó que a partir del 1 de noviembre los propietarios del San Martín tomarán posesión del edificio.
“Fue mucho tiempo de espera, de incertidumbre, de malos momentos, así que ahora es todo alegría”, resumió la representante de los trabajadores, que recibió la notificación en la mañana del martes por parte de las autoridades del Sindicato de Camioneros que llegaron desde Rosario.
“Nos informaron que a partir del 1 de noviembre el sanatorio pasará directamente a pertenecer al San Martín y los 49 trabajadores empezaremos a ser empleados de la nueva firma. Además nos respetarán los lugares de trabajo y la antigüedad”, agregó la representante gremial.
Si bien se venía hablando de la posibilidad de compra del Sanatorio Beroiz por parte del San Martín, finalmente la operación adoptó la forma de un alquiler de largo plazo, y renovable por otros 10 años. A diferencia de lo que ocurrió en estos meses, donde el San Martín hizo un uso parcial de la estructura, utilizando sólo las camas de internación, ahora el alquiler será pleno.

Meses complejos
El conflicto en el Sanatorio Beroiz se hizo visible a mediados de junio, cuando los trabajadores iniciaron una medida de fuerza por el atraso en el pago de los sueldos, exponiendo además que en los meses previos se había dado una paulatina reducción de prestaciones, con falta de insumos y de mantenimiento en la infraestructura edilicia.
En el mes de julio el sanatorio fue alquilado parcialmente al San Martín, propiedad de Emilio Venturelli, haciendo uso de unas diez camas que fueron ocupadas por pacientes derivados de un efector a otro.
Este alquiler se efectuó sólo hasta finales del corriente mes, pero ya en los últimos días los empleados volvieron a realizar una medida de fuerza por un nuevo atraso en el pago de los sueldos, planteando además que se habían desocupado todas las camas que había contratado el San Martín, quedando los trabajadores prácticamente sin actividades por desarrollar.
Los empleados, que hasta fin de mes siguen dependiendo del Sindicato de Camioneros, reclamaban la presencia de un interlocutor válido, dado que se les adeudaban tres meses de aportes sociales y jubilatorios y casi un año de ART. Esta situación de incertidumbre para los trabajadores, mientras se desarrollaban las negociaciones, habría terminado esta semana con la notificación oficial de que el edificio de avenida Casey pasa a manos del Sanatorio San Martín.

Te puede interesar