El primer juguete sustentable de sudamérica se fabrica en Carmen

Regionales 05 de octubre Por
No lleva armas, sus facciones son amigables y está hecho con desechos plásticos. Se llama “Bo – Tito” y, a través de él, sus creadores buscan inculcar en los más pequeños la importancia del reciclaje y la sustentabilidad.
2017100408163749cd3a74feaba4d3a8e2cd8d66bf2d27_med

Se llama “Bo - Tito” y es un robot “Ecouardian”, sin armas, con facciones amigables y cuyas partes pertenecen a los desechos plásticos que vemos todos los días: envases de shampoo, picos de detergente, tapitas o recipientes de jarabes. Daniela Czajkowski y José María Rodríguez, son quienes comenzaron este emprendimiento familiar hace dos años en Carmen, departamento General López, que por sus características es único en el país y en Sudamérica. Además, cada pieza final es única e irrepetible.

El objetivo es claro: inculcar el reciclaje y la sustentabilidad en los más jóvenes. Pero para ello, debieron patentar la marca y los procesos de producción. También recibieron el apoyo del Gobierno de Santa Fe para certificarlo como juguete.

Llevan cerca de 1500 robots fabricados y más de 3000 kits escolares entregados, que es la otra opción de “Bo – Tito”. Famosos como Julián Weich, Mariana Fabbiani y “Cucho” de “Los Auténticos Decadentes” son seguidores y consumidores de la marca santafesina. Parte del concepto es que los residuos no estén deformados para que el niño pueda notar fácilmente que está hecho con un objeto cotidiano.

Cada robot pesa en promedio 175 gramos y 300 “botitos” hacen un metro cúbico, que en un basural es mucho plástico rescatado. No solamente es lo educativo que prevalece con este invento, sino que cada uno que aprende a hacerlo, colabora directamente desde lo social y ambiental.

 

El origen

José María Rodríguez explicó que habían diseñado anteriormente una maceta sustentable a través de una botella con la cual ganaron un concurso. Eso los dejó bien posicionados como “eco diseñadores” pero no pudieron importar una máquina desde Bélgica para continuar la producción. El problema fue un principio de solución para lo que luego sería el juguete sustentable.

Elegimos el Residuo Sólido Urbano (RSU) y el Residuo Sólido Plástico (RSP). Aprovechamos la concientización y que ya hay una movida por las tapitas o las mismas embotelladoras que reciclan envases de tereftalato de polietileno (PET). Pensamos que hacer con los cuerpos de otros productos, como shampoo, cremas de enjuague y detergentes que demoran cerca de 400 años en degradarse y generan contaminación en un basural o vertedero a cielo abierto. También queríamos algo que aporte y eduque a simple vista. Así nace el robot”, dijo el emprendedor.

La familia carmelense, recibe donaciones de plásticos o van a buscar los elementos a centros de reciclados. Clasifican las partes y las tratan con procesos químicos para limpiarlas. “Pensamos no solamente en un artículo decorativo, un juguete coleccionable o una escultura”, remarcó.

Además, del “ecoguardian”, también existe una alternativa, con la cual llegan a escuelas e instituciones de toda la zona: los kits educativos.

Las piezas vienen todas perforadas y un cordón elástico las une. Siguiendo el instructivo, se enhebran las tapitas, se tensa el cordón y se hace un nudo para que quede armado. Combinan colores y diferentes partes. Son únicos y no se repiten.

Lo generamos con el motivo de que eduque a simple vista. No sólo de diseño o arte. Pretendemos a través de esto, en charlas o talleres en escuelas o instituciones, que entiendan lo simple que vemos todos los días. Una tapita no hace nada, un conjunto hace un objeto. Si nosotros nos comportamos colectivamente, podemos hacer cosas muy importantes”, destacó Rodríguez.

 

Apoyo provincial y nacional

Daniela Czajkowski, sostuvo por su parte que uno de los primeros contactos que tuvieron fue con “Espacio Santafesino”, en el cual representaron a la provincia en diferentes muestras al ser seleccionados entre los 10 mejores diseñadores provinciales. Asimismo, fueron contactados por el ministro de Producción, Luis Contigiani, que de alguna manera entendió el proyecto y por eso aplicaron un programa de herramientas e infraestructura.

Por otra parte, la ministra de Innovación y Cultura, María de los Angeles “Chiqui” González, los invitó a participar en la “Feria del Centro” y luego llegaron a Buenos Aires, donde participaron de una ronda de negocios, gestionada por el Gobierno de Santa Fe. También se reunieron con referentes de Medioambiente de la Provincia, que van a oficiar de nexo para que puedan llegar a las diferentes escuelas de Santa Fe.

En el mientras tanto, ya planean montar su propia fábrica donde poder recibir visitas educativas y que al final del recorrido, luego de ver todo el proceso productivo, cada persona se vaya con un robot en la mano.

Estuvieron en “Puro Diseño” en Capital Federal, el año pasado, donde conocieron al curador técnico del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) Facundo De Falco. Allí fueron elegidos como “Elemento Representativo de Santa Fe”, por lo cual hoy en día están en exposición permanente como “Elemento de Arte y Cultura” en la tienda del prestigioso museo.

Finalmente, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, los eligió como uno de los productos más innovadores de la Argentina; ganaron el programa de “Emprendedores Sustentables” de Medioambiente de la Nación y fueron reconocidos por la empresa Cemex de México, como “Objeto Social Importante”.

Incluso dan charlas vía Skype a diversos países del mundo.

Colaboración: Pablo Rodriguez (Transmedia VT)

Te puede interesar