Dos meses de la desaparición de Santiago: las pruebas que conectan a Gendarmería con el gobierno nacional

Nacionales 02 de octubre Por
Miles de persona volvieron a marchar en diferentes plazas del país y de la provincia para pedir por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Varias son las pruebas que afirman que Santiago fue víctima de la Gendarmería. Pero cuáles son los hechos que vinculan el accionar represivo con el gobierno.
20171001114919_p10_f2_santiago_maldonado

Dos meses sin Santiago Maldonado. La última vez que se lo vio fue corriendo de las balas tras la feroz represión de la Gendarmería en territorio mapuche de Chubut. Después las decenas de hipótesis falsas y también las certezas que la investigación arroja, pero que hasta ahora la Justicia no ha decidido profundizar.

Nuestro objetivo es analizar y verificar la información retaceada, tergiversada y manipulada desde el Ministerio. Con esto no solamente se va a ampliar la mirada sobre los gendarmes que estuvieron al principio, sino también la complejidad del tipo penal de la desaparición forzada. Esto es focalizar no sólo en la privación de la libertad, sino también en la negativa a reconocer la desaparición y su posterior ocultamiento.

Con la separación del Juez Otranto, quien hasta ahora venía dilatando la investigación que apunta a la Gendarmería como la principal sospechosa de la desaparición forzada del joven, la familia tiene la esperanza de que recién a 60 días se puedan empezar a conocer datos que lleven a la verdad.

Sin embargo, las muchas pruebas que acorralan a la fuerza de seguridad omiten la responsabilidad del gobierno nacional, quien a través de sus representantes Pablo Noceti –Jefe de Gabinete de Patricia Bullrich-  y la propia ministra de Seguridad de la Nación, se podría comprobar si hubo o no orden directa durante la represión por parte del ejecutivo.

Hoy, a dos meses de la desaparición de Maldonado, cientos de miles de personas marcharan en diferentes plazas del país y de la provincia para pedir por su aparición con vida. El centro de la manifestación pacífica será en Plaza de Mayo, donde su hermano Sergio, volverá a ser el orador principal en un acto multitudinario.

Las pruebas que conectan a Gendarmería con el gobierno nacional

Pero, ¿Cuáles son las pruebas y las hipótesis que arrojan luz para afirmar que Gendarmería y el gobierno nacional tienen responsabilidad absoluta con el hecho?

El actor que une el accionar violento de la fuerza de seguridad con el gobierno, es sin dudas Pablo Noceti. Un ex abogado socio de defensores de genocidas durante los juicios por la Verdad, y un decidido a reprimir las protestas mapuches, según él mismo afirmó en una entrevista radial días previos a la desaparición de Santiago.

A la izquierda, Patricia Bullrich, a la derecha, Pablo Nocetti.

Pero más allá de eso, a Noceti lo complican dos cosas: En primer lugar los testimonios de integrantes de la comunidad mapuche Pu Lof de Cushamen, quienes afirman haberlo visto en la ruta 40 el 1° de agosto, día en que se llevó a cabo el operativo de la Gendarmería. Incluso una de ellas, Soraya Maicoño, afirmó que el propio Noceti se jactó de poder detenerlas “hasta seis horas por averiguación de paradero”, luego de que un grupo de mapuches intentara llegar a Esquel para difundir la inminente represión.

La segunda prueba son las imágenes en las que se ve al Jefe de gabinete en la ruta, en señal de comandar el operativo.

Esto relaciona directamente al rol de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien durante los primeros días de la desaparición de Santiago, afirmó en el propio Senado de la Nación que Noceti “estuvo de paso” y no dio órdenes a la Gendarmería.  De comprobarse que esto no fue así, el peso de aquella declaración falsa frente a los senadores será sin dudas un golpe duro para el gobierno de Cambiemos, que conduce Mauricio Macri.

Frente a esta posibilidad, la abogada de la familia de Santiago Maldonado, Verónica Heredia, afirmó para la Revista “La Vaca” que todavía “faltan los cruzamientos telefónicos no sólo de los gendarmes, sino de Pablo Noceti y el propio juez Otranto en los días previos, sobre todo del 31”.

“Eso es fundamental. Luego, tener bien clara toda la información que se manejó desde el Ministerio de Seguridad. Nuestro objetivo es analizar y verificar la información retaceada, tergiversada y manipulada desde el Ministerio. Con esto no solamente se va a ampliar la mirada sobre los gendarmes que estuvieron al principio, sino también la complejidad del tipo penal de la desaparición forzada. Esto es focalizar no sólo en la privación de la libertad, sino también en la negativa a reconocer la desaparición y su posterior ocultamiento”, explicó.

La abogada de la familia sostiene que “hubo ocultamiento de información” desde el propio Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich. Un dato que de comprobarse, pondría contra las cuerdas al gobierno frente a la mirada atenta de organismos de Derechos Humanos internacional y de toda la comunidad del país.

El posible ocultamiento de información ha llevado a que, por ejemplo, el Fiscal Federico Delgado impute a Macri y otros funcionarios del primer orden por “encubrimiento” de la investigación para dar con Santiago Maldonado.

Doce horas fuera del cuartel

Pero como si fuera poco, no son sola esas las principales pruebas que podrían resolver el caso de la desaparición de Santiago. Las primeras declaraciones de los gendarmes citados por la Justicia ya han mostrado una indudable contradicción. Sobre todo, en los dichos sobre si la fuerza llegó o no a la orilla del rio, donde los principales testigos describen cómo a Santiago se lo detuvo, golpeo y subió a un Unimog. Sin olvidar el evidente hecho de haberse encontrado con las camionetas que se utilizaron durante el operativo, completamente lavadas.

La camioneta blanca y el unimog indicado por testigos.

Nuevas imágenes recolectadas a través de un video filmado por un gendarme arrojó otra prueba difícil de poder descartar: evidentes huellas del vehículo que desde un comienzo la ministra Bullrich negó que haya avanzando en el predio donde se dio la represión, y dos gendarmes llevando pedazos de tela con marcas rojas, que podrían tratarse de sangre.

También, a partir del trabajo de investigación de algunos periodistas, se conoció otro dato importante: un grupo de gendarmes llegó 12 horas tarde a su base luego de la represión que terminó con la desaparición de Santiago. Además una de las camionetas –la que se presume que utilizaron estos- recorrió 600 km en ese plazo de tiempo.

¿A dónde se dirigieron horas después de la represión esos gendarmes, recorriendo cientos de kilómetros?  ¿Qué rol tuvo Noceti previo y posterior al hecho? Son muchas las preguntas.

La llegada de Gustavo Lleral como Juez de la causa será fundamental para avanzar con el caso o sellar la impunidad. Hoy miles y miles de personas marcharán, en paz, para que Santiago aparezca.

Te puede interesar