"¡Francisco Primero te quiere el mundo entero!"

Internacionales 09 de septiembre Por
El sacrificio, el valor de la espiritualidad y el perdón, fueron los valores de la enseñanza que, una vez más, Francisco deja en su homilía. Esta vez, en la ciudad colombiana de Villavicencio el sumo pontífice volvió a dar qué hablar.
fran1

El arrepentimiento es un acto muy íntimo. Este viernes fue el día más importante de la gira por Colombia. En Villavicencio, donde las victimas de la guerra superaron las 150 mil, Francisco convocó a la reconciliación. Victimas y victimarios: seis mil, se encontraron bajo un mismo techo y rezaron ante el Cristo mutilado en Bojaya por un atentado que mató todos los fieles que estaban en misa.

Bergoglio habla del perdón sin enfrentar a la partes. Él ejercita la reconciliación como algo espontáneo. Desde el reencuentro. Para Francisco cada uno de sus pasos fue como pisar terreno sagrado. Así lo ilustró al referirse a una tierra regada con la sangre de miles de personas inocentes y el dolor de familiares. Cuando estuvo con ellos el primero que pidió perdón fue él. Así empezó la cosa. Una mujer que había enterrado a sus hijos con sus propias manos, haciendo pozo con una pala porque no tenía otra manera, pudo perdonar a los asesinos.

Una y tantas veces dejé testimonio de que Francisco no es machista. Este viernes lo demostró una vez más. "Las victimas tienen rostro de mujer". Porque es infinita la cantidad que pueden narrar destierros, desolaciones y "desde el silencio perseveraron solas". La frase de una de las víctimas, se que lo va a acompañar toda su vida: "las heridas del corazón tardan mucho más tiempo en curarse que las del cuerpo". Es conmovedor, comprobar cómo la fe sostuvo a estas personas: "gracias a mamita María" estamos de pie. Así le llaman a la a virgen.

El día empezó para Francisco con dos beatificaciones. No fueron elegidos al azar ni casuales. Uno es monseñor Jesús Jaramillo y el otro el sacerdote Pedro María Ramírez, mártir de armero. El obispo fue torturado, asesinado y dejado en la vereda de Santa Isabel. El cura Ramírez, fue asesinado a machete, le cortaron la cabeza y la expresión más clara de sus gestos de santidad, fue que perdonó en el momento de su muerte a quienes lo sacrificaban. Una historia que le encanta a Francisco: el cuerpo de Ramírez, fue rescatado por las prostitutas, quienes lo cuidaron en el cementerio con celo tremendo para que no lo siguieran maltratando.

Un antes y después será este tiempo en Colombia para Francisco después de vivir a la par el dolor de los colombianos. Tuvo como maestro un desafío, en que Dios lo iluminó, cuando decidió mirar a los ojos, hacer un apostolado de la escucha, abrir su corazón y llorar con ellos. Rezaron juntos y se perdonaron. Así deja un pueblo que camina. Que da sus primeros pasos mirando hacia adelante con esperanza. El no les dio una mano sino que les tendió las dos para sostenerlos hasta que pudieron caminar solos. En tanto en la Argentina, algunos medios miran para otro lado, sin conciencia de lo que este compatriota está haciendo, desde acá te alentamos: "¡Francisco Primero te quiere el mundo entero!".

Te puede interesar