Tarifazo y caída del consumo: las razones del crecimiento de Cristina en el conurbano

Política 10 de agosto Por
El consumo sigue postergado y la capacidad adquisitiva de los deciles más bajos no se recupera.
conu

El sur del conurbano bonaerense ya es territorio perdido en el mapa electoral de Cambiemos. El acto de Cristina Fernández de Kirchner este fin de semana en Almirante Brown puso de relieve los dos ejes sobre los que se estructura el descontento social con la alianza gobernante: los aumentos tarifarios y la caída del consumo. Desde los gobiernos municipales denuncian aumentos de personas pidiendo asistencia para hacer frente a las tarifas, a los remedios e incluso a la comida.

Por ejemplo, en Esteban Echeverría se acumulan los reclamos en la municipalidad porque los cortes de luz siguen siendo frecuentes, mientras que las boletas de luz y de gas no paran de subir. LPO tuvo acceso a una de las facturas que muestran que la gradualidad no fue tan gradual para la jubilada de Luis Guillón que en junio recibió una factura de Metrogas por $286 y en agosto deberá pagar $2.260. Si bien por la llegada del frío, su consumo se multiplicó por 3,6 y el precio del metro cúbico de gas subió 32%, la facturación se multiplicó por casi 8 veces.

Desde Metrogas explicaron a LPO que "No hay error en la facturación" y que este salto de 8 veces en realidad esto obedece a que en el tercer bimestre de 2016 esta señora había pagado $64, por lo que al aplicarle el tope del 400% de aumento máximo en la facturación, en realidad le habían descontado $215 en junio. Pero, como el invierno pasado hubo un pico de bajas temperaturas y esta jubilada pagó $864, ya para la facturación de agosto no le corresponde ningún descuento. El tope recién le habría correspondido de superar en su factura los $4.318.

Es decir que las penalizaciones por el aumento del consumo energético producto de las bajas temperaturas del año pasado son la explicación por la cual se hayan multiplicado hasta por diez las facturas de un bimestre al otro. La otra explicación se da por el tamaño de las viviendas. "Es lógico que el consumo se multiplique por tres cuando uno pasa de no prender la estufa a un mes y solo usar gas para cocinar al siguiente cuando uno tiene que calefaccionar varios dormitorios y no puede exponer al frío ni a los mayores ni a los más chicos", relataron a LPO desde una organización vecinal.

Impacto del tarifazo en las boletas en un mismo usuario por el gasto del invierno, en medio de la elección.

"El gas está caro, les recomendamos a estos usuarios que si no pueden pagar lo informen en el Enargas para que no se les corte el suministro", aseguraron desde la compañía a LPO. Eso es precisamente lo que están haciendo las municipalidades con los reclamos de los vecinos, pero se quejan de no tener respuestas ni para los particulares ni para las asociaciones y clubes de barrio, cuyas facturas pasaron de $1.500 bimestrales a $8.000 mensuales.

"Lo que la gente dice es que no le alcanza para llegar a fin de mes, que le cambiaron la ecuación, el Gobierno le pide un esfuerzo, pero no ven hasta cuándo es el esfuerzo. Para algunos significa no tomarse vacaciones, pero en la tercera sección el esfuerzo implica pan y leche", dijo a LPO un militante peronista consultado por las razones del crecimiento de la expresidenta en las encuestas. Las ventas minoristas en supermercados que releva el Indec da cuenta de la caída en el consumo masivo y de bienes básicos.

Otro de los factores que impacta en el mayor consumo tiene que ver con el aumento de los emprendimientos familiares caseros para llegar a fin de mes en una coyuntura caracterizada por el fin de las changas. "No todo consumo doméstico es estrictamente un consumo familiar, mucho es trabajo doméstico para hacerle frente al drama del conurbano", relató a LPO un militante universitario de Lanús. 

"El gobierno celebra el éxito de los créditos de $3.000 a $5.000 otorgados a beneficiarios de la AUH, pero no observan que hay gente que los toma para pagar el gas y para hacerle frente a la urgencia", agregó.

Otra de las cosas en los que la militancia cree que la política de Cambiemos les allanó el camino es el costo de la garrafa y del transporte. La garrafa social (de 10kg) había estado mucho tiempo en $70, en 2016 subió a casi $100 y en 2017 a $135. Incluso si  el ministro Aranguren continuó con el subsidio del plan Hogar para aquellos que no llegaran a los dos salarios básicos, los vecinos en Almirante Brown denuncian que la garrafa a ese precio no se consigue y que la se consigue es la de 15 kilos por $315.

Todo esto se suma al encarecimiento de la canasta básica alimentaria, que -de acuerdo al Indec- subió 21,2% anual a junio de 2017. Por ende, para no caer en la indigencia, una familia de dos adultos y dos menores necesitó $6.500.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren.

'Si bien el Gobierno de Vidal ganó la batalla cultural y logró instalar que el anterior era un gobierno de corruptos, hoy le cuesta explicar un relato de su propia gestión. El problema es con Macri, el ajuste, el miedo a perder el trabajo y que los viáticos se hayan duplicado', explicó otro militante.

Pero desde entonces, el dólar anotó un salto de casi dos pesos que se tradujo, como denunciaron esta semana los supermercadistas en aumento de los proveedores de 5% en promedio pero con aumentos que alcanzan al 15%.

"Las marcas líderes, que son siempre las primeras en reaccionar, están mandando las nuevas listas de precios con subas en promedio del 5 o 6%", reconocieron en una cadena de supermercados a La Nación. "Prácticamente todos los proveedores aumentaron en los últimos 30 días", se sinceró el número uno de otra cadena de las más grandes.

Y si bien la construcción viene creciendo a buen ritmo e incorporando mano de obra, en La Matanza, la intendencia relevó la pérdida de 25.000 trabajos formales y 50.000 informales. Lo que, según aseguró Verónica Magario, se tradujo en caídas de las ventas en los almacenes en términos reales del 33% anual.

Pero los ajustes para el conurbano también se notan en el transporte. Por empezar el transporte en trenes tuvo un aumento del 44% anual en el área metropolitana de Buenos Aires y aunque los colectivos aumentaron menos, para el conurbano el tren es crucial en su economía. E incluso para el que tiene movilidad propia, la ecuación genera malestar: "Es más barato comprar nafta en la avenida del Libertador en Capital Federal que en Monte Grande y se duplicaron los peajes", destacaron desde la municipalidad.

En Almirante Brown, también reconocieron que se hace notar la menor cobertura de salud. "De 20, pasamos a dar asistencia alimentaria a 200 familias y multiplicamos las compras de medicamentos que ya no llegan por la suspensión del plan Remediar, por un monto equivalente a tres jardines de infantes municipales", aseguraron.

"Si bien el Gobierno de Vidal ganó la batalla cultural y logró instalar que el anterior era un gobierno de corruptos, hoy le cuesta explicar y armar un relato de su propia gestión. Porque en la provincia el 30% acompaña a Cristina, pero hay un 20% de votantes que no quieren la corrupción, pero no los convence el modelo de Macri. Por eso en Monte Chingolo, Grindetti tiene un buen nivel de aceptación pero la imagen negativa de Macri es del 44% y eso hace que Cristina tenga entre un 40 y un 45% de intención de voto. El problema no es con Vidal sino con Macri, el ajuste, el miedo a perder el trabajo, tener al menos un familiar o amigo que se quedó sin laburo y que los viáticos se hayan duplicado", explicó otro militante de Lanús y Avellaneda. 

Te puede interesar