Caso Anahí Benítez: la casa del nuevo sospechoso "estaba descripta" en el diario íntimo de la joven

Policiales 07 de agosto Por
Lo confirmó la fiscal Pérez. La Policía llevó perros rastreadores a la escena del crimen y uno marcó la precaria casa del hombre de 34 años, donde hallaron rastros que son investigados.
HJOgz0rv-_930x525

La fiscal Verónica Pérez, a cargo de la investigación por el homicidio de Anahí Benítez (16), aseguró hoy que la casilla allanada donde fue detenido un segundo sospechoso, identificado como Marcos Esteban Bazán (34), "estaba descripta" en los diarios íntimos de la adolescente, y dijo que había un alambre roto en el trayecto hacia el lugar donde apareció el cuerpo, a 300 metros

"A ese lugar nos llevó un perro que pertenece a la Municipalidad de Escobar que nos cedió gentilmente, que es el único especialista en rastros criminales de la provincia de Buenos Aires", indicó y añadió que "la casilla está descripta" en los diarios íntimos de la chica, aunque "la persona (detenida) no está descripta".

En declaraciones a distintos medios, Pérez expresó que la reserva natural de Lomas de Zamora adonde hallaron asesinada el viernes último a Benítez "no es una zona para ir a caminar sola, pero el grupo de amigos de Anahí lo hacía, con esa picardía de 'estoy en el bosque de noche'".

Contrarreloj. Así fue el fin de semana de las fiscales de Lomas de Zamora, a cargo de la investigación del crimen de Anahí. Sobre sus cabezas pendió sábado y domingo el plazo de 48 horas para indagar o liberar al hasta entonces único sospechoso, el profesor de Matemática Leonardo Agostino (40), detenido la madrugada del sábado.

Por eso fue que el ritmo de procedimientos y allanamientos se volvió frenético. Entre tanto operativo, la sorpresa llegó por la tarde-noche. Cuando todo se encaminaba a buscar indicios contra Agostino, quien al cierre de esta edición iba a prestar su indagatoria, surgió un nuevo sospechoso: un hombre de 34 años que vive en una casilla pegada a la estación Santa Catalina del ferrocarril Roca, a unos 300 metros de donde el viernes apareció desnudo y semienterrado el cuerpo de Anahí.

“Por orden de las fiscales fuimos al lugar con un perro adiestrado y se hizo una pericia de olor puro. El animal olió ropas de Anahí y cuando lo soltaron en el lugar del hallazgo fue derecho a esta casa. Y allí se encontraron rastros que ahora están siendo analizados”, explicó una fuente judicial-

Una versión indica que estos rastros serían restos de comida similares a los que tenía la adolescente asesinada en su estómago y que aún no había digerido (arroz con verdura)-

Esta nueva circunstancia, que no estaba en los planes de nadie ya que el nuevo detenido no figuraba en la causa, puso un freno a la hipótesis que apuntaba al profesor de Matemática al punto de que, anoche, ambas fiscales recalculaban los pasos a seguir.

Por la mañana se habían vivido momentos muy duros durante el entierro de Anahí. El cuerpo de la adolescente partió rodeado de su familia, compañeros y amigos desde la casa velatoria ubicada en Hipólito Yrigoyen, en el centro de Lomas de Zamora, hasta el cementerio de ese partido, en Villa Centenario.

Con el objetivo de juntar pruebas y apuntalar la hipótesis inicial del homicidio, que giró en torno de la relación que mantenían Agostino y la adolescente, ayer a la madrugada se allanó la casa de quien había sido profesor de la víctima en 2015.

Del lugar, lindero a la reserva natural donde el viernes apareció el cuerpo de Anahí, la Policía se llevó tres CPU, dos notebooks, dos pendrives, una tarjeta de memoria y también “anotaciones con la posible caligrafia de Anahí”, confirmaron a Clarín las fuentes.

A su vez, la Policía Científica inspeccionó el Fiat 147 propiedad del detenido y recolectó desde huellas digitales hasta cabellos, material terroso en los guardabarros y una mancha rojiza presente en el elástico de la funda del asiento del acompañante. Todo será peritado en busca de algún rastro de Anahí.

Además, la Unidad Canes realizó un rastrillaje en la casa del profesor, pero dio resultado negativo. La sorpresa fue cuando los llevaron al lugar donde apareció el cuerpo.El nuevo apresado fue identificado como Marcos Esteban Bazán.

Agostino, caracterizado por muchos de sus alumnos de la Escuela Normal Antonio Mentruyt (ENAM) como un profesor “piola y compinche”, fue detenido en esa casa pocas horas después de que la familia de Anahí reconociera al cuerpo de la chica en la morgue.

El hombre ya estaba en la mira de los investigadores -incluso su teléfono había sido intervenido durante la búsqueda de la víctima-, debido a los indicios que existían de una relación o al menos un supuesto “enamoramiento” de Anahí, tema que le valió a la chica cargadas y comentarios en las redes sociales por parte de algunas de sus amigas.

Un cuaderno, tipo diario íntimo, de la adolescente, encontrado en su casa donde ella habla de Agostino e incluso había fotos del profesor, terminó de sellar el destino del hombre que había participado activamente de la campaña de difusión para encontrar a Anahí desde su desaparición, el 29 de julio pasado.

Aunque tenía un golpe y un corte en la cara, se determinó que la adolescente murió por asfixia no mecánica. También quedó acreditado que no tenía señales de defensa ni de abuso sexual.

Te puede interesar