Materialismo histórico de la heladera llena

Política 02 de agosto Por
Hoy La Doctora le gana a Cambiemos, a los grandes medios y al Código Penal.
LADOC

Materialismo: corriente filosófica que intenta explicar el mundo a través del mundo mismo.

"Afanaban, pero teníamos la heladera llena".


El "roban pero hacen" surgió con el imaginario de los noventa. Durante el kirchnerismo el slogan fue suplido por "roban pero juzgan y condenan".


Con el advenimiento del macrismo se puso el acento en la problemática recurrente de la corrupción. El móvil ideal de la moralidad, facilitado por la peste de transparencia  que bajó desde España hacia Brasil.


La pureza idealista, utilizada aquí como estandarte, no asfixia la sospecha. Aunque pregonen: "No somos como ellos".


En cierto modo tienen razón: a veces son peores.


Aunque los bolsos no se distribuyan por los conventos.


Después de autorizar el pago de miles de millones para una obra secundaria, pero "de la casa", es más atractivo pronunciarse por cuestiones de índole moral.


La reproducción ideológica del agua bendita induce a clavar la venalidad, exclusivamente, sobre los "desastres triviales" del ciclo anterior. Con el riesgo de generar la variación argumental con que se inicia la columna.

Que se "afanaba" nadie lo niega.


Pero tampoco se debe restar validez a la explicación alimenticia.


Desde el punto de vista económico, o sólo estomacal, desde el medio para abajo, con La Doctora "se estaba mejor".

Constataciones prescindibles para la ficción del largo plazo.


Abajo se necesita el plazo corto, la solución es para ahora. Almuerzos hoy.


El materialismo histórico de la heladera llena es el fenómeno teórico que describe la eterna realidad.


Junto a la nostalgia por los churrascos consumidos se legitima la indeseable "vuelta al pasado". Para irritación del "gorilismo" de los años 50, severamente reciclado casi 70 años después.
El cambio, con sus ventajas formales, es el proyecto transversal del colectivo Cambiemos.

Esquizofrenia política que persiste en Buenos Aires, la provincia inviable, donde gobierna la señora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores. Pero que no existe en el Maxi Quiosco de la Capital, donde Horacio Rodríguez Larreta, Geniol, atiende 24 por 24.

 

Pasar la primavera

A los cambistas, la impotencia les depara perplejidad.


Les cuesta comprender que La Doctora, después de la debacle, se recomponga.


Con el frepasito tardío sin categoría. Con los dirigentes del peronismo apartados. Los que aportan "fierros", tecnicismo y fiscales.


Y sin abusar, siquiera, del atributo de la palabra.


Les cuesta a los cambistas aceptar que juegan con la cancha inclinada a su favor. Con la casi totalidad de los medios de comunicación a su favor. Y con el Código Penal, completo, a su favor.
Pero lo más grave es que la señora Cristina Fernández, La Doctora, pueda ganarles. Que a hoy, 2 de agosto, les gane.

"Estaba en la lona, más cerca de la celda que de la reparación. ¿En qué nos equivocamos?".
Primero, en la chambonada de presentarle "la madre de todas las batallas" en el único distrito donde podían perder. Justo en la provincia inviable los cambistas plantearon el tonto desafío de vida o de muerte (sin dramatizar, apenas persiste el riesgo de atravesar una mala primavera).

Consta que en mayo podían bajar a La Doctora a través de la banalidad de la cárcel. Lo aseguraba confidencialmente algún juez federal. Hasta que recibió la aliviadora indicación del abogado futbolero que la señora Carrió, La Demoledora, desprecia con énfasis. Con el mensaje -el pedido- del Presidente.


"Presa no". Iba a ser peor.


Correspondía dejarla convenientemente libre para polarizar. Y tijeretearla con dos, tres, mil peronismos.


La polarización les salió para el demonio. No contaron con el materialismo filosófico de la heladera, ni con la melancolía por los churrascos, ni el sentimiento mítico, o la añoranza por la certeza de llegar airosos al fin del mes.

 

Como ahora es la candidata, La Doctora sabe, según nuestras fuentes, que no debe repetir los errores de 2015. Cuando le interesaba más mantener el control de la provincia, para recluir a los suyos, el cristinismo, que el control del gobierno nacional.


En la práctica, con Macri o Scioli en la presidencia, para La Doctora era casi lo mismo. Siempre que no se perdiera en Buenos Aires.


El improvisado castillo de arena de 2015 se le derrumbó a La Doctora. Del mismo modo que se le derrumba a Mauricio el castillo de la polarización, en 2017.


Pero cabe aún otra ilusión: Matemática. Si La Doctora le gana a Cambiemos en las PASO de agosto, por el efecto terror el resultado puede modificarse en octubre.


Los cambistas contienen razones para el optimismo. El problema consiste en llegar con aliento a octubre. En pasar la primavera. Para emular a aquel otro conservador, el Alsogaray de la memoria, que se proponía pasar el invierno.

TSE Y TGR

La Tercera Sección Electoral emerge con la imponencia del paredón donde parece estrellarse el Tercer Gobierno Radical.


La diferencia que La Doctora mantiene a su favor en la Tercera ya no puede ser remontada por María Eugenia, aunque se imponga por goleada en la Argentina neo pastoril.


La Chica de Flores de Girondo es la adversaria real. Figura máxima del país en emergencia. Sólo comete el inexplotado error de residir en una base militar. Negativa metáfora de la democracia.


Aunque el candidato nominal sea Esteban Bullrich Ocampo, un cuadro sobrio que queda descolorido por la magnitud de las dos señoras. La Chica de Flores y La Demoledora. Carrió, la Conductora de Cambiemos, la persona que se divierte en medio del tembladeral. Candidata por el Maxi Quiosco, de inconcebible crueldad con El Teñido. Se deja utilizar en los centros urbanos de la provincia, como Mar del Plata o La Plata. Donde su impertinencia funciona.

Populista no es el que quiere

 "Debieron hacerle caso a Duhalde", confirma la Garganta, cuando Duhalde estaba interesado en clausurar el resurgimiento de La Doctora.


Como estuvo interesado, en 2003, de evitar el resurgimiento de Carlos Menem.
Debe destacarse su magnífica coherencia.


Eduardo Duhalde, Piloto de Tormentas (generadas), le sugirió a María Eugenia, según nuestras fuentes, desdoblar las elecciones.


Primero la de los concejales, para retener algunos intendentes. Luego la de diputados y senadores.
Sugerencia compleja de cumplimiento imposible, porque se duplicaban los costos. Sin embargo hubiera posibilitado que los mini-gobernadores tuvieran otra chance. Sin tener que jugarse obligatoriamente por La Doctora. En los distritos, ella mide mucho más de lo que ellos prefieren.


No tuvieron otra alternativa que entregarse, mansos y dóciles, a la estrategia de la palabrera que aprendió los beneficios del silencio.


Entonces La Doctora domina en gran parte de los distritos donde el macrismo ni sabe aplicar la receta del populismo. Conste que el macrismo lo intenta. Rifa el dinero y organiza colas por descuentos. Cuando aplica el populismo, lo hace bastante mal.


Como dice Sergio, Titular de la Franja de Massa, mientras pelea el segundo puesto: "Populista no es el que quiere".


Por la nostalgia de los churrascos consumidos, por el materialismo filosófico de la heladera llena. O con mayor rigor: por el fracaso irreparable del Tercer Gobierno Radical. Por más que ahora se arrojen los millones en la obra pública, para algarabía del señor Buraco. Recurso escasamente original para simular la reactivación.

 

Al cierre del despacho, La Doctora contempla la encuesta casi secreta. Personal, intransferible. Puntea con 39.9. Comparado con la mañana bajó un punto. La sigue Bullrich Ocampo, con 26.7.


Tercero Sergio, el que transpira la Franja, con 17.2.


Cierran Randazzo, el Salvai dependiente, con 3.2, el esclarecido Pitrola con 2, y Solanas con el escuálido 0.7.


De resultar verosímiles los guarismos transcurre una paliza.


La primavera amaga con ser tensa e intensa.


Ningún sentido que hable. Que La Doctora diga algo.


"Cuando el adversario se equivoca no hay que distraerlo". Napoleón.

JORGE ASIS.

Te puede interesar