Violento desalojo en PEPSICO: Los trabajadores resisten desde el techo de la planta

Nacionales 13/07/2017 Por
Tres semanas después del anuncio de cierre y el despido de más de 500 operarios, que derivó en una toma de la fábrica, efectivos de Gendarmería y de la Policía Bonaerense iniciaron el desalojo de la planta de PEPSICO en Vicente López.
desa

A tres semanas de que se conociera la decisión de PEPSICO Argentina de cerrar su planta de Florida, partido de Vicente López, dejando a unos 530 empleados en la calle, Gendarmería y la Policía Bonaerense encararon hoy un operativo para desalojar a los trabajadores que venían llevando a cabo una “toma” en la fábrica.

El operativo comenzó pasadas las 8 de la mañana y participaron efectivos de la fuerza nacional y de la fuerza provincial, con el apoyo de carros hidrantes, disparos de estruendo y gases. Por estas horas se habla de policías heridos de levedad y de cinco detenidos. Los trabajadores, con pañuelos y máscaras, resisten el accionar de la policía y arrojan, a su vez, pintura contra los efectivos.

En las inmediaciones de la fábrica, vecinos de Florida hacían sonar sus cacerolas en respaldo a los trabajadores cesanteados, en tanto que dirigentes sindicales se agrupaban detrás de barricadas construidas con neumáticos incendiados, y gritaban consignas contra los gobiernos de María Eugenia Vidal y de Mauricio Macri.

Con carros hidrantes, gases heridos y detenidos Gendarmeria y la bonaerense arrancaron el desalojo de #Pepsico

   

La empresa dijo en un primer momento que la intención era mudar su producción a Mar del Plata, por lo cual despediría a 530 de sus 690 operarios. Sin embargo, durante toda la semana se viralizaron imágenes que revelan que PEPSICO decidió importar los productos que antes envasaba en la Argentina desde Chile, situación que venía siendo advertida por los trabajadores de la planta.

 Ayer, desde la comisión interna denunciaron un intento represivo avalado por la jueza Andrea Rodríguez Mentasty, a quien le atribuyeron relaciones con el PRO y el intendente Gustavo Posse, de San Isidro, para darle luz verde al desalojo, a pesar de que hay una denuncia penal en los juzgados de San Isidro a cargo de la jueza Arroyo Salgado por imponerle a los trabajadores un lock out ofensivo para obligarlos a retiros voluntarios.

Te puede interesar